Ramsés II El Grande.

Ramsés II es uno de los faraones más conocidos por la gran cantidad de monumentos e inscripciones que dejó en sus 67 años de reinado. Ningún otro faraón levantó tantas estatuas de sí mismo ni ha dejado tantos vestigios. Se sabe que gobernó entre el 1290 y 1224 a.C- otros historiadores dan de fechas el 1279 al 1212, más tiempo que ningún otro faraón, tuvo numerosas esposas y varios hijos; parece que más de 90. Los sensacionales descubrimientos de los años noventa en la tumba KV-5 del Valle de los Reyes han aportado nuevas pistas sobre este rey, pero siguen habiendo muchas cuestiones sin resolver sobre Ramsés el Grande.

Ramsés II.

Ramsés II no nació dentro de la realeza. Su familia formaba parte de la milicia egipcia pero cuando su abuelo Ramsés I fue nombrado corregente del faraón Horemheb, que no tenía hijos, el joven Ramsés II entró en la línea sucesoria. En 1306 muere Horemheb y Ramsés I ocupa su lugar empezando la XIX dinastía. Al morir pasó a ocupar el trono su hijo Seti I, teniendo Ramsés II en aquella época 9 años. Con sólo 10 años su padre le nombró general del ejército, aunque sólo era un título ya que lo primordial era la seguridad del príncipe. A los 14 años fue nombrado corregente, el puesto más importante del Antiguo Egipto porque suponía compartir el trono con el faraón. Así le fue otorgado un palacio y un importante harén para asegurar el futuro de la XIX dinastía, cosa que Ramsés se tomó muy en serio porque en toda su vida tuvo al menos, media docena de esposas principales y varias mujeres de rango inferior, además de muchas concubinas. Sólo con la década que duró el reinado de su padre Seti, ya tenía él más de 10 hijos y muchas hijas, la descendencia estaba asegurada.

Seti I.

Con 15 años además de ser un padre muy joven, luchó junto a su padre en Libia, un año más tarde lo hizo junto a la frontera de Siria. Con 22 años ya dirigía la guerra sin ayuda de Seti. Como las campañas sólo le ocupaban unos 2 ó 3 meses al año, lo demás lo dedicó a las construcciones y enormes monumentos. En 1290 a.C subió al trono al morir su padre, y ascendió como tercer faraón de la XIX dinastía. No se sabe con seguridad la edad que tenía pero parece probable que fuera con 20 años. Al llegar al poder una de sus primeras labores fue levantar enormes construcciones para dar la imagen de faraón omnipotente.

Interior Abu Simbel.

De todos los majestuosos templos y construcciones, los más impresionantes se construyeron durante su reinado, superando con creces en labor constructora a otros faraones. Trasladó la capital a Pi-Ramsés, en el Delta del Nilo, que ya había sido capital en la XV dinastía y fue destruida en las guerras contra los hicsos. Ramsés la reconstruyó y para ello empleó la mano de obra esclava israelita. Amplió el templo de Abidos, hizo importantes reformas en el templo de Amenofis III, erigió el complejo funerario del Ramesseum en Tebas, o los templos de Nubia, destacando de ellos el de Abu Simbel, templo tallado en roca más grande jamás construido. Este templo está dedicado a Amón y Ra, pero Ramsés aparece como divinidad. No fue el primer faraón en hacerse adorar como dios pero sí en hacerlo de manera tan obvia y dedicarse templos y estatuas. Realmente él creía que había sido engendrado por el dios Amón-Ra.

Fachada Abu-Simbel.

Sus primeros años de reinado estuvieron encaminados a la paz interior, no emprendió ninguna campaña hasta tres años después. Los egipcios se prepararon para la guerra, en el enfrentamiento conocido como la batalla de Kadesh. Era una ciudad hitita fortificada situada al norte de la actual Damasco; esta ciudad se convertiría en en la frontera de estos dos imperios. Ni Seti ni Ramsés II lograrían pasar más allá de Kadesh. La victoria del faraón fue uno de los momentos más celebrados en su reinado, aunque si se analizan los documentos, el desenlace es de la batalla es incierto y las versiones son diferentes según quien las cuente.

Batalla de Kadesh.
Papiro escena de la batalla de Kadesh.

Pasemos ahora a hablar de su familia. Como he indicado al principio del artículo, Ramsés tuvo una gran descendencia y mujeres. De entre su más de media docena de esposas principales, destacó una sobre todas: Nefertari. Según los documentos fue la mujer más querida por él, la honraba haciendo que su presencia fuera conocida por todo el imperio. En Abu-Simbel junto al gran templo hay otro más pequeño dedicado a la diosa Hathor y a ella. A su muerte, Ramsés la lloró durante años y muestra de ello fue la magnífica tumba situada en el Valle de las Reinas, la tumba más hermosa de cuantas se conocen. El faraón tras la muerte de su favorita tuvo otras esposas, entre ellas su propia hermana (o hija), dos de sus más bellas hijas, una princesa hitita…

En este periodo de la Historia se suele relacionar con el Éxodo de la Biblia, del que según expertos, fue responsable Ramsés. El nombre del faraón aparece mencionado en la Biblia varias veces, aunque no para designar al contrincante de Moisés, sino para nombrar lugares geográficos. La primera nos lo cuenta el libro del Génesis (47,II), también aparece en el libro de los Números (33,3 y 33,5) cuando se enumeran las etapas del éxodo israelita.

En 1881 se encontró un escondite de momias reales y la de Ramsés era una de ellas. Fue hallada en el Valle de los Reyes, en la tumba KV7, en la mitad norte de la necrópolis, muy próxima a los descansos eternos de sus hijos y nietos. Se cree que al final de la XXI dinastía su cuerpo fue trasladado por los sacerdotes a un lugar más seguro, al igual que pasó con casi todos los faraones del Valle de los Reyes. La muerte de Ramsés marcó el final de una era. Su hijo Meneptah, heredó el trono, no llegando a estar a la altura del todopoderoso legado de su padre. La momia del gran Ramsés nos muestra un anciano nonagenario que sufría artritis, encías infectadas, espalda curvada y dientes desgastados. Sin embargo, podemos imaginárnoslo como el grandioso rey que derrotó a los hititas y que construyó templos que serían para la eternidad. Un gran guerrero, un gran constructor, un gran faraón.

Momia de Ramsés.
El actor Yul Brynner interpretando a Ramsés II en Los diez mandamientos.

Bibliografía e imágenes:

Grimal, N. Historia del antiguo Egipto. Edit. Akal.

Vázquez Hoys, A. Historia Antigua Universal I. Próximo Oriente y Egipto. Creta y Micenas. (2009) Edit. Sanz y Torres.

www.webjazba.com

www.egiptoforo.com

www.pinstopin.com

www.birlesikmetal.org

www.1zoom.net

www.vacazionaviajes.com

tribusyurbes.wordpress.com

www.flickr.com

http://www.haikudeck.com

Si te ha parecido interesante este post visita también: Egipto Eterno: La Momificación.

Anuncios

3 comentarios sobre “Ramsés II El Grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s