Tartessos.

Tarteso ha sido uno de los tópicos más manoseados de nuestra Historia. De la mano de fuentes literarias antiguas, se le otorgó el carácter de, no sólo primera cultura urbana peninsular, sino de fabuloso El Dorado del Extremo Occidente Mediterráneo. El paciente estudio de los restos materiales de sus poblados y necrópolis permite trazar hoy un cuadro, quizás aún borroso, pero más ajustado al contexto histórico en que sus manifestaciones se desarrollan. 

Las fuentes literarias.

Tarteso (Tartessós) es el concepto con el que los griegos se referían al Extremo Occidente antes de aquél más global de Iberia, que se generaliza a partir del siglo IV a.C. Hay que ubicarlo en el amplio espacio comprendido entre Huelva y el Estrecho. Tarshish, para los pueblos mediterráneos orientales no era otra cosa que el lugar más alejado hacia Occidente, confín de las navegaciones fenicias, emprendidas con un tipo de embarcaciones que los hebreos denominaban naves de Tarsis

Según Justino, es Gerión el primer rey de Tarteso, sin relación dinástica con unos presuntos sucesores, Gárgoris y Habis, monarcas civilizadores, a los que Tarteso habría debido importantes progresos económicos y sociales, como el conocimiento de la apicultura y de la agricultura, la redacción de un código legal, la organización administrativa de la población o la prohibición de la esclavitud para sus súbditos.Y por Heródoto, conocemos al último y también más famoso de los personajes tartésicos, el monarca Argantonio, célebre por su legendaria longevidad y por su amistad con los comerciantes foceos que frecuentaron Tarteso en busca, sobre todo, de la abundante plata del territorio. 

Mapa con la posible ubicación de Tartessos.

Origen de la cultura tartésica.

La primera discusión, todavía abierta, se centra en su origen. Tarteso se circunscribiría al período Orientalizante, acotado culturalmente entre las poblaciones prehistóricas del Bronce Final y las formaciones sociales turdetanas de época prerromana. En la línea opuesta, se defiende la continuidad sustancial entre la realidad arqueológica del Bronce Final y el Orientalizante,  y en consecuencia, se postula para la cultura tartésica unos orígenes anteriores a la llegada de los fenicios. 

Del Bronce Tardío del Suroeste, donde podría haberse iniciado la formación de la cultura tartésica, se está muy mal informado. Se puede deducir la existencia, a lo largo del Guadalquivir y en la costa gaditana, de una población, todavía de escasa densidad demográfica, con nuevos componentes étnicos, añadidos a las poblaciones autóctonas del Cobre, que habita en poblados fortificados situados en altura, en los que la metalurgia, al parecer, ocupa un lugar importante. Es solo a partir del Bronce Final, muy avanzado el siglo X a.C., cuando puede establecerse con ciertas garantías una continuidad demográfica y cultural en el área tartésica. 

Bronce Carriazo.

El impacto de la colonización fenicia.

Para asegurar sus empresas comerciales, los fenicios se valieron de pequeñas factorías costeras que terminaron por cubrir, entre los siglos VIII y VI, una amplia zona entre la desembocadura del Mondego, en Portugal, y el litoral alicantino. El temprano contacto de los colonos con la población indígena iniciaría un proceso de asimilación de los aspectos materiales, socio-económicos y culturales fenicios, responsables del fenómeno orientalizante y de la propia concreción del concepto histórico de Tarteso. A partir del siglo VIII se cuenta con más abundante documentación, aunque muy desigual. Los poblados permanecen aún insuficientemente excavados, pero las necrópolis han proporcionado en cambio abundante material, y entre estos materiales hay muchos de origen oriental. Es evidente que fue la demanda de metales, sobre todo la plata, por parte de los colonizadores orientales, el agente responsable del fuerte incremento que experimenta la producción minero-metalúrgica de Tarteso. 

Escritura tartésica.

Sociedad tartésica.

Hay una falta de datos para conocer el funcionamiento de la sociedad, sólo con la ayuda de las necrópolis se puede intentar un acercamiento a sus caracteres, que puede calificarse de jerarquizada. La principal característica de las necrópolis es su diversidad: la incineración se alterna con la inhumación. Además, desde que se detecta la presencia fenicia, aparte de los enterramientos de carácter familiar característicos del Bronce Final, surgen las cámaras individuales funerarias de mampostería, rematadas en túmulos de diferentes tamaños y alturas. 

Muralla de época tartésica. Córdoba.

Pero la novedad está en los ajuares, a veces de extraordinaria riqueza. La diferencia en los ajuares y el exceso de materiales ricos, de una vulgar ostentación, son claros indicios de una manifiesta desigualdad social. Se puede suponer antes de la llegada de los primeros colonos orientales, una estratificación de la sociedad indígena. Pero aunque parece asegurada la existencia de una aristocracia, no es posible dibujar sus características. No es probable que se erigiera en casta guerrera, privilegiada sobre el resto de la población por el ejercicio de las armas, aunque las exhiba en abundancia en sus tumbas como uno más de los instrumentos de control social e ideológico. Se puede suponer la consolidación en una posición de privilegio de ciertos individuos y grupos durante el Bronce Final. Por debajo de estos grupos dominantes, el resto de la población constituía una masa poco articulada en proceso de estratificación. No se sabe si tenían acceso a los medios de riqueza y, al menos por la documentación que se tiene, se desconocía en el mundo tartésico el fenómeno de la esclavitud.

En cuanto a la pretendida “realeza” tartésica, ha adolecido de una sorprendente falta de rigor metodológico. Habría más bien que hablar de jefaturas complejas: una sociedad gobernada por príncipes o señores, se trataría de personajes destacados de las aristocracias locales por los beneficios derivados del comercio colonial, que dominan sobre una sociedad todavía cohesionada por lazos de parentesco, pero con desigualdades entre los miembros de un mismo grupo familiar o entre los distintos linajes. 

Joya tartésica.
Conjunto del tesoro del Carambolo.

El colapso del mundo tartésico.

La historia tradicional exigía un final dramático y por ello una destrucción debida a agentes externos. Las supuestas pretensiones imperialistas cartaginesas, en reñida competencia con el libre comercio griego, y el filohelenismo tartésico eran motivos suficientes para impulsar a Cartago a destruir la ciudad, y con ello precipitar la ruina del reino.

Desprestigiada la hipótesis, se hizo responsables de la destrucción a invasiones de guerreros celtas procedentes de la Meseta.Y recientemente no han faltado rebuscadas hipótesis de una cuasi “guerra civil” entre indígenas y gaditanos, resuelta a favor de la colonia fenicia por la poderosa Cartago. Otra teoría del colapso se basa en un supuesto tsunami, sin embargo estudios realizados en 2013 con relación al impacto del tsunami dan como resultado que este hubiera chocado en el Golfo de Tartessos, hoy las marismas del Guadalquivir y no hubiera penetrado en la costa. En cualquier caso no es descartable.  Más verosimilitud merecen los motivos que apuntan a factores internos de índole socio-económica. Una posible “crisis” de la que parece suficiente indicio el descenso de las labores de extracción de Río Tinto. Sea como fuere, la llamada fase orientalizante de Tarteso, o mejor aún, la propia Tarteso, llega a su ocaso mientras se inicia sin solución de continuidad una nueva etapa, la turdetana, que sólo terminará con la incorporación de la región al mundo romano. 

Representación de Argantonio, rey de Tartessos.

Imágenes: 

mvelascoramos.blogspot.com

demiart.ru

epucci.blogspot.com

html.rincondelvago.com

dodkop.blogspot.com

www.juntadeandalucia.es

Bibliografía y webgrafía:

http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/grandes_reportajes/7063/tartessos_busca_del_reino_perdido.html

http://www.malagahistoria.com/malagahistoria/tartesos.html

http://eprints.ucm.es/15227/1/Tartessos_.pdf

http://riuma.uma.es/xmlui/bitstream/handle/10630/4877/42_Uciencia08_web.pdf?sequence=1

Enlaces relacionados con el tsunami:

http://esmateria.com/2013/07/13/la-civilizacion-confundida-con-la-atlantida-no-fue-engullida-por-un-tsunami/

http://www.europapress.es/ciencia/laboratorio/noticia-datan-primer-tsunami-historico-peninsula-iberica-20110315183739.html

Anuncios

5 comentarios sobre “Tartessos.

    1. Sí, ahora mismo no puedo entrar al enlace pero sí es cierto que es otra de las hipótesis. En 2013 se hicieron unos estudios en relación al tsunami concluyendo que hubiera chocado contra el golfo de Cádiz ( lo digo de memoria, buscaré el enlace) y que no hubiera llegado a Tartessos.

      Me gusta

  1. Gracias por el enlace.
    Pero no digo que tarsis se lo tragase un tsunami de forma literal.
    La teoría es que el tsunami acabase con algunas poblaciones de la costa e incluso sin llegar a destruir la población si provocaría que los moradores hulleran para no volver. La mentalidad antigua debía ser muy supersticiosa.
    Estas mermas en la economía tartesica si podía haber sido la puntilla que terminó de acabar con ella.
    Por supuesto será muy improbable saber los motivos reales y más de una cultura de la que apenas hay registros.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Comparto tu opinión, el tsunami se ha puesto como otra de las hipótesis pero de ahí a saber en ciencia cierta que fuera la culpable del colapso total… Es prácticamente imposible de demostrar, al igual que los posibles efectos que hablas de la población al ver lo de las otras que sí fueron afectadas.
      Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s