La Supuesta Crisis del Siglo III

Crisis del siglo III…estamos acostumbrados a designar este siglo con esta denominación. Durante años, investigadores en la materia clasificaron los momentos finales del Imperio Romano como una sucesión de catástrofes, acontecimientos nefastos, malestar general y un largo etcétera que se mantuvo en los artículos y libros de texto. Sin embargo, con el paso del tiempo se han ido investigando todos los sucesos que acontecieron en esta época y las ideas han ido cambiando.

Para empezar hay que aclarar que, muchos de los síntomas negativos de el siglo III vienen arrastrando desde el siglo II. Es cierto, tenemos cambios y transformaciones que ya empezaron en ese siglo y en el III se agravan. Quiero decir con esto que NO todos los factores son exclusivos del siglo III. Es un dato importante a valorar y a no olvidar. Por otra parte, muchos de los historiadores de estos siglos se sirvieron especialmente de los autores antiguos como base a la supuesta crisis. Estas opiniones de los “antiguos” hay que tratarlas con muchísimo cuidado ya que están escritas desde el punto de vista de un autor cristiano, que las redactaba más en función del trato recibido a los cristianos que a la realidad del momento.

Marco Aurelio.

Sin embargo, sí es cierto que, aunque hubiera exageraciones por parte de algunos autores, otros no se basaron tanto en el posible sectarismo religioso. En este sentido podemos citar a Tertuliano, con su obra “Apologético” donde se refiere a desgracias de su época y asegura que todo estaba profetizado en las Sagradas Escrituras. Otro testimonio, en este caso de Dión Casio donde, al ser testigo del despotismo del emperador Cómodo, lamenta que el Imperio haya pasado de un reino de oro a uno de hierro y óxido.

“El reinado de Cómodo marcó la transición de un reino de oro y plata a uno de óxido y hierro”

Pero toda esta visión tan pesimista no es totalmente exacta. El Imperio Romano tuvo que hacer frente a dificultades, eso es indudable, pero no fue tan nefasto como lo han querido ver los antiguos. Tampoco en todas las provincias del Imperio actuó del mismo modo, de tal modo hubo lugares donde no se detectan signos negativos como por ejemplo en Panonia y Britania. Por todo lo  dicho no es correcto referirse al siglo III como una época de crisis. Es más correcto utilizar los términos transformación y continuidad. Ya he mencionado antes que algunos de los problemas venían del siglo II, aunque sí está claro que a partir del asesinato de Alejandro Severo, empeora la inestabilidad que ya había y se deterioran los indicadores económicos y monetales.

Emperador Cómodo como Hércules.

En las fronteras del Imperio, oriental y occidental, hay presiones contínuas por parte de los bárbaros, que intentan-y muchas veces lo consiguen-romper el limes. Marco Aurelio ya utilizó muchos años de su reinado en luchar contra ellos, dejando un reino estable a Cómodo gracias a su pericia con los germanos, aún así hubo brechas por donde despúes entrarían los bárbaros. El eje danubiano-renano fue roto en varias ocasiones, por ahí entraban las bandas y saqueaban todo lo que encontraban a su paso.

Por todos estos problemas de los bárbaros, los ejércitos provinciales empezaron a coger cada vez, mayor  mayor importancia. Este poder que aumentaba fue utilizado por sus generales para elevar pero también, destronar, a los emperadores quienes eran conscientes que debían su subida al trono más a los ejércitos que al senado. El senado, por otra parte, cada vez tuvo menos importancia aunque seguía manteniendo su estatus social elevado y sus tierras y riquezas.

A los saqueos y matanzas se unió la peste, con lo cual la población romana disminuyó aunque es muy difícil certificar cuanto descendió exactamente. Además del incremento de la mortandad por lo dicho, hubo lógicamente, un descenso en la natalidad, debido al hambre y al deterioro económico. Los gastos crecieron al tener que aumentar los efectivos, realizar construcciones y perfeccionar otras, aunque en este sentido se sabe que el mantenimiento de murallas o realización de nuevas, no responde exclusivamente a funciones de defensa, también se realizaban como distintivo de tener una mejor ciudad bien amurallada y más bonita.

Septimio Severo.

Por último no debemos olvidarnos en relación a la crisis económica de la gran inflación que hubo. Los emperadores debían mantener a un gran número de funcionarios, efectivos del ejército además  de las infraestructuras como las murallas etc. La moneda se deterioró, el denario de Cómodo tenía un 72% de plata. Caracalla introdujo una nueva moneda, el antoniniano, con Septimio Severo la plata del denario bajó a un 65-55%  y empezó a desaparecer el denario desde el gobierno de Filipo el Árabe. Al final, el antoniniano se convirtió en una pieza de cobre plateada, y los aurei, monedas de oro, aumentaron su valor.

Conclusión

El siglo III se caracteriza por ser una época de transformación, dinámica y de cambios. El Imperio Romano está cada vez más exhausto por las continuas invasiones y saqueos de los bárbaros, que no cejan en su empeño de atravesar los limes y arrasar con todo. Como consecuencia de estas invasiones reaparecen también en algunas regiones bandolerismo, piratería en el mar…hay sublevaciones militares y los usurpadores son elevados a emperadores y depuestos con cualquier excusa. Hay descenso en las donaciones por parte de los ciudadanos importantes y reducción de las dedicatorias a los emperadores.

El Imperio estaba cambiando, algunos supieron verlo de inmediato, sobre todo cuando los pueblos que venían a saquear (como el caso de Hispania) deciden cesar en sus incursiones y establecerse. Otros, se negaban a aceptar el hecho de que la Roma Aeterna ya no volvería a ser lo que era y querían seguir siendo romanos. En cualquier caso, ya nada sería como antaño, se avecinaba una nueva era.

Bibliografía:

Blázquez Martínez, J. La crisis del siglo III en Hispania y Mauritania Tingitana. Real Academia de la Historia.

López Gobernado, C. La crisis económica del siglo III en Roma.

Seguí Marco, J. El siglo III (193-284).

http://www.extensionuned.es/archivos_publicos/qdocente_planes/37655/leccion28crisisdelatardoantiguedadbyn.pdf

Imágenes:

forum.index.hu

www.haikudeck.com

www.panorama-numismatico.com

www.timetoast.com

cidmarcus.blogspot.com

ancientstandard.com

www.taringa.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s