Cueva Victoria: Un Viaje en el Tiempo.

Una de las entradas a Cueva Victoria. Foto: Olaya
Una de las entradas a Cueva Victoria. Foto: Olaya Fuente: http://www.rincondelpasado.com

Hoy voy a hablar de un yacimiento muy especial para mí y del que hace tiempo quería escribir. Cueva Victoria no es sólo una cavidad con restos humanos y de animales, es algo más. Y para entenderlo hay que entrar allí. Por ese motivo os animo a que cuando la cueva se vuelva a abrir y esté disponible al público, todos los que podáis vayáis a verla. Os doy mi palabra que no os defraudará.

Próxima a la localidad de La Unión, en el cerro de San Ginés de la Jara (Cartagena), se halla situada Cueva Victoria. Se trata de un yacimiento paleontológico de primer orden, cuyas cavidades cuentan historias de fauna, restos humanos, minería y espeleología. Una curiosa combinación que le da un mayor atractivo al lugar.

RETROCEDIENDO EN EL TIEMPO.

La cavidad cárstica se formó en el Plioceno, o quizás antes, y se desarrolla en calizas triásicas del Complejo Alpujárride de la zona Bética. Está formada por seis grandes salas y numerosas galerías, con un recorrido total de unos 3 km. Su historia geológica se divide en seis etapas que se detallan a continuación:

Etapa I- La cueva funciona como un sistema cerrado y no hay aportes del exterior. Los procesos que tienen lugar son la disolución de la caliza encajante y la sedimentación de la arcilla de descalcificación. Este proceso se correspondería con un período de clima húmedo, porque se necesita mucha circulación de agua para que se disuelva la caliza.

Etapa II- La cueva se abre al exterior y empiezan a entrar materiales alóctonos. En esta fase se depositarían arcillas finas, pequeños espeleotemas y fragmentos calcáreos procedentes de la roca encajante.

Etapa III- Las aberturas de la cueva se ensanchan y entran sedimentos de granulometría mayor, especialmente derrubios de la ladera del cerro de San Ginés. La cueva ya funciona como un cubil de carroñeros.

Etapa IV- Por el proceso anterior, la cueva alcanza un estado de colmatación, obturándose las aberturas. Se forman depósitos de manganeso. La lenta percolación del agua forma la capa de caliza cristalina que cubre el horizonte de la brecha osífera.

Cubil de Hienas: Bloque diagrama donde se muestra el funcionamiento de Cueva Victoria como cubil de hienas. Realizado por el Dr. Carles Ferrández. Fuente: http://www.cuevavictoria.com

Etapa V- Los mineros abren galerías, provocan el desprendimiento de grandes bloques. También vacían la cueva de sedimento para obtener manganeso.

Etapa VI- En la nueva cavidad, formada durante el ciclo anterior, entran nuevos materiales aportados por la rambla que actualmente bordea el cerro bajo en el que se extiende la cueva.

Interior de Cueva Victoria. Fuente: http://www.laopiniondemurcia.es
Una de las entradas. Fuente: http://www.cenm.es

CUBIL DE CARROÑEROS

En 1992 se publica un artículo (Gibert et al 1992), en el que se demuestra que la cueva funcionó como un cubil de hienas. Como prueba argumental tenemos los indicios de acción de hienas, marcas de dientes y roturas de huesos, presencia de dientes de leche y coprolitos (indican que las hienas habitaban la cueva); también se encuentran fósiles extraños del ambiente exterior (destacando restos de un sirénido) y por último, sólo se hallan fósiles dentro de la cueva. Las hienas tenían un radio de acción de unos 100 km cuadrados, pudiendo llegar hasta los 300 km, y conducían a los animales que capturaban hasta el interior de la cueva, donde se hallaban las crías para alimentarlas, lo que explica la gran variedad de especies fósiles allí encontrada.

Pachycrocuta brevirostris. Gran hiena de hocico corto.
images
Acumulación de fósiles. Fuente: murciatoday.com

PRESENCIA HUMANA EN CUEVA VICTORIA

En Cueva Victoria se ha descrito restos humanos: CV-0, falange del quinto dedo de la mano derecha. Se realizó un estudio comparando la distribución de la cortical interna de CV-0 y H. sapiens y con los primates no humanos. Los humanos son los únicos que, durante la marcha, tienen las manos libres; no así los cercopitécidos, que apoyan las manos para desplazarse, y los pánidos, que apoyan los nudillos. Para hacer este estudio se hicieron radiografías de las segundas falanges de la mano derecha a misma escala y condiciones, siendo los ejemplares: CV-0, 4 de P. hamadryas, 12 de Macaca de sylvana, 7 de Gorilla gorilla y 71 humanas. Aunque hubo investigadores (Martínez-Navarro, Palmqvist et alli, 2005) criticaron que CV-0 fuera humano, adscribiéndolo a Theropithecus, los resultados son contundentes y muestran su humanidad. Sí que hay que destacar que los humanos no habitaron aquí, fueron restos traídos por hienas y comidos por ellas, por ello es difícil encontrar restos humanos y abundantes.

images (1)
Falange humana hallada en Cueva Victoria. Fuente: http://www.museoarqueologicocartagena.es
descarga
Falange de Cueva Victoria, comparada con la II falange de la mano derecha de un hombre actual (Homo sapiens sapiens) Fuente: http://www.cuevavictoria.com

En Cueva Victoria no hay acción antrópica, ya he puntualizado que ellos no vivían en la cavidad, era imposible compartirla con las grandes hienas. Carbonell y colaboradores atribuyeron en 1981 una presunta industria lítica asociada a la cueva, pero Carbonell cometió un error, pues las industrias no las encontró en los sedimentos de la cueva sino en una terraza cuaternaria moderna que nada tenía que ver. De manera que las presuntas industrias no se pueden asociar al Pleistoceno Inferior.

THEROPITHECUS OSWALDI

La presencia de Theropitecus oswaldi en Cueva Victoria es muy significativa, por varios motivos que se exponen a continuación:

1. Fuera de África, Theropithecus oswaldi sólo se encuentra aquí, con restos pertenecientes a tres individuos distintos. Los supuestos restos de T. oswaldi en Pirro Nord (Italia), está confirmado que no pertenecen a esta especie sino a un castor (Alba et al 2014) Los restos de Cueva Victoria son contundentes, 4 dientes encontrados ente 2006 y 2011, con posibilidad de encontrar restos postcraneales.

2. La presencia de Theropithecus reafirma la teoría del paso por el Estrecho de Gibraltar, mucho más fácil de cruzar en el Pleistoceno Inferior, que no atravesando el corredor Levantino y lo que ello habría conllevado: presencia de barreras naturales montañosas complicadas de atravesar. Por contra, el estrecho de Gibraltar en aquella época tuvo unas condiciones climáticas que hizo que descendiera el nivel del mar, apareciendo con ello pequeñas islas, y por otro lado, acortamiento de la distancia de 14 km a 7 o incluso menos. Las corrientes marinas, por la salinidad, serían muy leves o inexistentes.

images (2)
Recreación Theropithecus. Fuente: terraeantiqvae.com

ACCIÓN MINERA

Cueva Victoria fue una mina de manganeso, que se obtenía de su acumulación en las diaclasas de la caliza o en forma de nódulos localizados en la arcilla. Se construyeron varios pozos de ventilación perforando verticalmente la cueva. Los mineros actuaban normalmente con dinamita para perforar las galerías y así poder llegar a las vetas de manganeso, estas explosiones provocaban grandes desplomes de bloques enormes. Ellos también vaciaron casi toda la arcilla de la cavidad para poder conseguir el mineral. No utilizaban vagonetas sino trabajo manual hasta llegar a algún elevador mecanizado que subiera el mineral al exterior. Por otra parte en la posguerra, se convirtió en el basurero de la zona, tirando escombros, animales muertos y demás. Las dos entradas que tiene la cueva son artificiales, excavadas por los mineros y de fácil acceso. Por ellas han entrado muchos espeleólogos y también los típicos coleccionistas de minerales. Muy expoliada hasta época reciente, cuando los desaprensivos venían a arrancar fósiles y llevárselos a sus casas. En la actualidad está vallada y sus entradas, protegidas.

descarga (1)
Acción minera en los techos de Cueva Victoria. Fuente: es.globedia.com

Conclusión:

Cueva Victoria es un yacimiento con presencia humana en torno al millón de años, esto sumado a los restos de T. oswaldi, nos está indicando una dispersión fuera de África a través del estrecho de Gibraltar. A estos hallazgos se le deben añadir los restos humanos encontrados en el yacimiento de Venta Micena y en Barranco León-5, por el Dr. Josep Gibert, aunque estos tienen una cronología más antigua, estaríamos hablando de una primera dispersión para ellos. Cueva Victoria formaría parte de la segunda dispersión, entrando a la Península todos ellos por el estrecho de Gibraltar.

11695915_1161668693848846_5412687434100826292_n
Restos de Megaloceros carthaginiensis. Ciervo gigante.

Nota: Recientemente se ha publicado la monografía de Cueva Victoria la cual recoge el trabajo resultante de todas las investigaciones realizadas en la cavidad a lo largo de muchos años de excavación. Los editores son los doctores Lluís Gibert y Carles Ferràndez, siendo también los directores del yacimiento. Del mismo modo y publicado dentro de esta monografía se ha hallado una nueva especie de ciervo gigante denominado Megaloceros novocarthaginiensis investigado por el Dr. Jan van der Made del Museo de Ciencias Naturales.

Bibliografía:

FERRÀNDEZ-CAÑADELL, C., RIBOT, F., GIBERT, L. (2014): New fossil teeth of Theropithecus oswaldi (Cercopithecoidea) from the Early Pleistocene at Cueva Victoria. (SE Spain).

GIBERT, J., GIBERT, L., IGLESIAS, A. (2003): The Gibraltar Strait: A Pleistocene door of Europe?

GIBERT, J. (2004). El Hombre de Orce: Los homínidos que llegaron del sur. Almuzara Estudios.

GIBERT, J., FERRÀNDEZ CANYADELL, C., PÉREZ-CUADRADO, J.L., MARTÍNEZ, B. (1992). Cueva Victoria: un cubil de carroñeros. Proyecto Orce-Cueva Victoria 1988-1992: Presencia humana en el Pleistoceno Inferior de Granada y Murcia. Gibert, J. Ed. Museo de Prehistoria “José Gibert”, Orce, Granada.

GIBERT CLOLS, Josep. GIBERT BEOTAS, Luis. FERRÀNDEZ CANYADELL, Carles. RIBOT, Francesc. IGLESIAS, Alfredo. GIBERT BEOTAS, Patxu. “Cueva Victoria: geología, paleontología, restos humanos y edades” MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA. 1999. Págs. 37-62.

http://www.cuevavictoria.com

http://www.mncn.csic.es/Menu/Noticias/Noticias_2015_07_07_ciervo_gigante_pleistoceno/seccion=1224&idioma=es_ES&id=2015070614300001&activo=12.do

Si te ha gustado el post también te puede interesar: El Hombre de Orce.

Anuncios

4 comentarios sobre “Cueva Victoria: Un Viaje en el Tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s