Marginados Sociales y Religiosos en la Hispania Tardorromana y Visigoda

Este post es un trabajo que consistió en un resumen del libro “Marginados sociales y religiosos en la Hispania tardorromana y visigoda” editado por el prof. Raúl González Salinero. 

Resumen del libro

Debido a que el contenido del libro se basa en diferentes ponencias expuestas en un congreso, voy a realizar mi resumen por capítulos:

  • Los clérigos marginados en el Concilio de Elvira y el Libellus precum.

El Concilio de Elvira fue el primer concilio que se celebró en Hispania, en la Bética. Se ha discutido tanto de la fecha y lugar de celebración como de la autenticidad de sus cánones. El otro texto a tratar en este primer capítulo del libro es el Libellus precum un documento que no ha merecido la misma atención por parte de los historiadores que el Concilio de Elvira

Lo que está claro, sin lugar a dudas, es que ambos son fuentes importantes en relación a la Iglesia de principios y finales del siglo IV, ofreciendo información relevante sobre los grupos clericales marginados. Veamos las diferencias existentes entre ellos: muchos de los cánones de Elvira son preconstantinianos, de naturaleza ética y religiosa y el Libellus precum es una súplica al emperador Teodosio por dos presbíteros que se consideraban injustamente perseguidos en Oriente y Occidente, por obispos poderosos y por altos magistrados imperiales.

Centrándonos en la jerarquía establecida en el Concilio de Elvira, se observan dos puntos importantes: la marginación de la mujer y de los laicos. Incluso los confesores, son ahora marginados en beneficio de la autoridad episcopal. A las mujeres se les exige una estricta continencia sexual incluyendo a las viudas. Igual de importante es la preocupación por la castidad en lo referente a clérigos, castigándose como si de una herejía se tratase. A este respecto observamos el canon 30, el cual prohíbe que se ordenen como subdiáconos a quienes hubieran fornicado siendo jóvenes. La preocupación por la castidad llega al máximo en el canon 33, que prohíbe a los clérigos mantener relaciones sexuales con sus esposas y engendrar hijos. También se recogen cánones contra los sobornos y contra los judíos, los cuales en aquella época debieron ser numerosos.

En este concilio se deja ver que la Iglesia en el siglo IV estaba bien asentada y su poder era creciente. Lo negativo fue que las riquezas eclesiásticas provocaron que el clero se volviera corrupto. Además, hubo una marginación total en lo relativo a la elección de nuevos obispos, dejándose en manos de otros obispos y arrebatándole ese derecho a la comunidad. Esta situación queda escrita varias veces en el Libellus precum, viéndolo tan normal que no lo condena. Las donaciones realizadas por los emperadores cristianos y otros a favor de la Iglesia en todo el siglo IV fueron de tal envergadura que hizo que una parte del episcopado que gestionaba estas riquezas se convirtiera en un ordo social y políticamente privilegiado. De manera que, no es de sorprender que los obispos que más beneficio obtenían se sintieran superiores al común de los fieles pero también al resto de los clérigos.

El poder social de los obispos también se vio aumentado y reforzado por las atribuciones judiciales que les otorgaron los emperadores. Se sabe que en el siglo IV se juzgaron muchos conflictos de naturaleza no religiosa que gozaron de popularidad por la rapidez con la que se solventaban. De esta manera los obispos podían juzgar en los juicios lo que les daba más poder, además de esto tenemos la difusión del privilegium fori, el derecho del obispo a ser juzgado por otros obispos, ésto se documenta por vez primera en el año 355.

Paso a centrarme en los clérigos del Libellus precumAquí los presbíteros Faustino y Marcelino dirigen su súplica al emperador Teodosio. Tenemos por un lado a estos dos personajes, los cuales están completamente seguros de que el arrianismo es un herejía funesta condenada por Dios y por la Iglesia en el concilio de Nicea; por otro lado tenemos la fe trinitaria como la única protegida por Dios. Se perfilan de este modo dos grupos: el más numeroso, de arrianos y otro formado por los auténticos católicos, donde Faustino y Marcelino se incluyen.

El Libellus precum condena a todos aquellos que cambiaron de fe por intereses materiales, pues al morir el emperador Constancio, y acceder al poder el católico Joviano, de nuevo estas personalidades se convirtieron al catolicismo para no perder sus propiedades, su poder etc. Y de nuevo al cambiar de emperador y con ello la fe, volvieron a realizar lo mismo. En todo este ir y venir, sólo unos pocos se mantuvieron en la fe verdadera, en los ideales nicenos. Esta minoría sufrió por parte de los convertidos, según el panorama imperial, persecuciones y torturas que recoge el manuscrito.

Teodosio dio respuesta a la súplica con el rescripto o ley augusta. El emperador dice que nadie, salvo los doctores católicos  de la Iglesia, están autorizados a cambiar la Ley Divina. Da la razón a quienes comulgan con Gregorio de Hispania y con Heraclidas de Oriente, pide que se les deje en paz practicar su ideal religioso.

En resumen: los marginados eran principalmente quenes no guardaban un comportamiento ejemplar en su vida diaria. Hay una Iglesia poderosa con obispos que se dedican a ser sumisos al emperador y son personas terrenales, avaras y sedientas de poder.

  • Potamio de Lisboa y la polémica arriana en Hispania

De Potamio de Lisboa no se sabe ni dónde nació, ni cuándo, ni la fecha de su muerte. Su nombre está envuelto en una polémica arriana del siglo IV, parece que ocupó un lugar destacado en el conflicto que enfrentó a nicenos y arrianos cuando era emperador Constancio II. A partir del concilio que se celebró en Sirmio, este nombre, y el de Osio de Córdoba, estarán asociados a la blasphemia sirmiense.

Osio de Córdoba. http://www.diocesisdecordoba.com

De las fuentes de información se nos da la apariencia de que Potamio en un principio era niceno, y más tarde renegó y se hizo arriano, influyendo sobre Osio, aunque parece que al final Potamio se arrepintió de sus acciones. Febadio de Agen se dedicó a difamar a Potamio de Lisboa, nos presenta el único testimonio conservado sobre un escrito arriano del obispo de Lisboa y además dice que el texto tuvo gran difusión en Occidente y en Oriente. En el Libellus precum hay un fragmento en donde se plantea un conflicto entre dos obispos, provocado por la defección de Potamio. Nos dice el texto que el obispo se pasa a la fe arriana por una finca y entonces ante ésto, Osio le condena aunque después terminaría claudicando. ¿Se pasó Osio al bando arriano? Si fue así, esta defección se habría producido al igual que la de Potamio, después del concilio de Milán del 355. Si seguimos lo que nos dice Hilario, Osio firmaría con Potamio la fórmula de Sirmio del 357, siendo una gran novedad con respecto a lo que había venido siendo la postura proarriana hasta el momento.

En definitiva, de todo lo visto se podría deducir que el obispo de Lisboa lo que querría conseguir sería llevarse al lado arriano al anciano niceno Osio de Córdoba.

  • ¿Explotados o marginados? Sobre la identidad social de la bagauda galo-hispánica

En este capítulo se tratan los hechos de la bagauda del siglo V hispánica y no de los supuestos del siglo III y menos los inexistentes del siglo IV. En tierras hispanas aparecen en el siglo V, concretamente sobre el 441, aunque podrían haber aparecido anteriormente. Estos grupos bagaudas se dirigen al Norte de Hispania, al área vascona, siendo reprimidos por Asturio (jefe militar romano) y vuelven a aparecer sobre el 449 junto con grupos de bárbaros, lo cual es fortalece al aumentar sus efectivos. Parece que controlaron un área de la Tarraconense hasta el 454, año en que son vencidos por Frederico, hermano del rey visigodo Teodorico II. Tras esta victoria ya no son mencionados en los textos. Es importante matizar quienes eran los bagaudas. A pesar del problema de las fuentes, hay datos fiables para poder asegurar algunos puntos sobre ellos: no sólo se trataba de campesinos, había otros estratos, además no fue un movimiento minoritario sino todo lo contario, eran numerosos. Se circunscribe a un determinado territorio, no a todas las provincias hispanas. Como hemos mencionado antes, los bárbaros colaboran con ellos pero también hay veces que son sus enemigos. Estos grupos no sólo actuaban en el campo sino que en las ciudades también hicieron acto de presencia.

Mapa territorio vascón. http://www.elgrancapitan.org

¿Cúal era su objetivo? Parece que son revueltas que afectan a ciudades, comunidades, generalizadas entre sectores menos favorecidos de la población. Explotados o marginados, no se sabe el motivo seguro de sus actuaciones.

¿Podrían ser protestas contra la explotación o la discriminación? La bagauda parece haber tenido como objetivo minar las bases institucionales del declive del Imperio Romano occidental, de ahí que lucharan contra el ejército pero también contra la Iglesia. En este sentido hay tres teorías que sólo citaré por no extenderme; la teoría social marxista (con problemas de planteamiento), la teoría política y la teoría sociopolítica.

En resumen hay que tener claro que no estaba formada sólo por campesinos, no hay esclavos ni colonos documentados, son movimientos con grandes contingentes de gentes, no afectó a todas las provincias y los bárbaros se unieron a veces a ellos pero en otras ocasiones fueron sus enemigos. Son gentes marginadas y explotadas por diferentes causas.

Idealización de bagaudas. elrinconpoliticamenteincorrecto.blogspot.com
  • Iluminando sombras: mujeres y parámetros de marginación social en la Hispania tardoantigua

En la sociedad hispana de esta época hay una firme creencia de la superioridad del varón y la inferioridad de la mujer, subordinada y sometida al hombre, bien sea padre, esposo, pero también en relación con la religión, en este caso, al sacerdote. A partir de las fuentes se establecen tres tipos de parámetros de marginación social: uno material, otro moral y otro religioso-doctrinal. La vida de San Emiliano es uno de los pocos textos que relaciona mujeres, pobreza y enfermedad, escrita por Braulio de Zaragoza, aquí se recogen algunas mujeres que fueron curadas milagrosamente por el santo. Se refiere a mujeres de baja alcurnia pero también nobles y llama la atención la diferencia al contar la historia ya que a las enfermas nobles las califica de endemoniadas, cosa contraria a las pobres.

Es de destacar por otro lado la figura de la viuda, ya que para la mentalidad de la época al enviudar, quedaba sin el amparo del hombre, sin el sustento y protección que aquel le brindaba, sobre todo cuando se trataba de mujeres humildes que no podían acumular patrimonio, cosa que sí tenían esa posibilidad las nobles. De igual modo era la situación del huérfano, a menudo asociado a la viuda, ambos quedaban en el panorama de la desprotección.

Siguiendo con la figura de la viuda tenemos el punto relacionado con la moral, la sexualidad de aquella, en qué posición queda en ese sentido al no tener ya varón. Así como el hombre puede mantener relaciones sexuales sin la condena de la Iglesia, las mujeres no podían y las penas eran severas. La viuda, tenía que guardarse de mantener relaciones aunque ya no tuviera que responder ante un marido. La Iglesia ofrecía la opción a la viuda de ingresar en la vida religiosa, de este modo aumentaba también las posesiones, al pasar las de la mujer a la Iglesia.

El concubinato estaba aceptado y no parece que hubiera sanciones de algún tipo contra ello. Era una unión llegal y además, habitual en la sociedad romana. Las mujeres concubinas solían ser libres muy humildes, libertas pobres y siervas. No tenía derechos ni recibía dote y podía romper la relación cuando quisiera a no ser que fuera esclava o sierva. Las prostitutas estaban muy mal vistas y condenadas por la Iglesia por su carácter malvado y lascivo.

De todo lo expuesto se deduce fácilmente que las mujeres se movieron en la marginalidad social, tanto si eran pobres como ricas, aunque variaran las penas o las características por la clase social, siguieron siendo marginadas y en posición totalmente inferior al hombre.

  • Los magos en la Hispania tardorromana y visigoda

En la Hispania tardorromana los magos estaban considerados personajes oscuros y peligrosos que utilizaban sus artes mágicas asociadas al demonio para lograr fines. Isidoro recoge a los distintos tipos de magos y sacerdotes de la antigua religión politeísta que existían: los primeros se servían de los espíritus infernales y los segundos del culto a los dioses.

Las prácticas adivinatorias eran un peligro para el Estado, ya que se podía averiguar, por ejemplo, cuando iba a morir el rey, algo que podía alentar a algunos para hacer una intentona de sublevación para suplantar al monarca. En Hispania, los obispos reunidos en el Concilio I de Toledo anatemizaron a todos los que creyeran en la astrología. En el reino visigodo también se persiguió esta práctica mágica y las personas que consultaran a los adivinos. Distintos reyes visigodos establecieron leyes para que nadie los consultara. Pero además de la adivinación había otras prácticas mágicas como era la magia maléfica, destinada a realizar daños a otras personas. Una ley de Chindasvinto informa acerca de estas diversas prácticas maléficas y de sus protagonistas en el reino visigodo.

ciudaddelastresculturastoledo.blogspot.com

De todo lo visto creo que se puede concluir que el mago, es una figura oscura pero también marginada. Marginada por sus actos, por su relación con los demonios, de su capacidad para revelar el futuro y comprometer la seguridad del reino en relación a la vida del monarca. Cuánta verdad hay. También se creía que los magos podían profanar tumbas sin ningún escrúpulo para obtener huesos de los cadáveres y utilizarlos en rituales maléficos. En el envenenamiento de Germánico, por ejemplo, se descubrieron en su casa restos desenterrados de cadáveres humanos. Por otros lado hubo sacerdotes-brujos que practicaron la magia, esto nos lo confirma el asceta Valerio del Bierzo quien menciona en su opúsculo De genere monachorum a un tipo de monjes corruptos que se dedicaban a las prácticas maléficas.

  • Católicos bajo dominio arriano en la Hispania visigoda

La llegada de los bárbaros en los inicios del siglo V supuso para los habitantes de la Península Ibérica una situación caótica, rompiendo el equilibrio, las estructuras gubernamentales tanto del terreno militar, como el político, pero también de lo religioso. El comportamiento de los vándalos fue de violencia etno-religiosa, apropiándose de instalaciones religiosas, como el caso del rey Gunderico en Sevilla con la iglesia del mártir Vicente. A pesar de este episodio y otros más que se sucedieron, Hidacio, no relata en su crónica ningún episodio de violencia contra los católicos. De todos modos los católicos verían la presencia de estas gentes como algo muy negativo, son bárbaros paganos o arrianos (más bien, ésto último) y a las iglesias hispanas no les interesa el arrianismo, algo para ellos típico de los visigodos y soldados.

Crónica de Hidacio. http://www.alquiblaweb.com

Los visigodos, con su religión propia, van imponiéndose conforme el Imperio de Occidente va decayendo. El proceso terminó con el rey Eurico, el cual parece que sometió Hispania y la Galia. Lo que hace es romper el pacto visigodo-romano y así no tener que rendirle cuentas a nadie y hacer lo que quiera de manera independiente. En cuanto al tema religioso, a Eurico se le figura como un represor del catolicismo, según Sidonio Apolinar, el rey dirigía su odio contra los católicos, llevando una política de arrianización o destrucción del episcopado católico de Aquitania. Alarico II sin embargo, llevó una política de acercamiento a la población católica, impulsó un concilio general en Agde al que acudieron mayoritariamente las diócesis galas del reino.

Teodorico el Amalo fue quien da una configuración religiosa del reino que ha de presidir todo el intermedio ostrogodo y sus epílogos. Su línea de actuación es de respeto a la ciuilitas romana, la búsqueda de la concordia entre ambas poblaciones, dando lugar a una sociedad plural.

La consecuencia de lo instaurado por Teodorico y sus ostrogodos es la libertad para las iglesias hispanas en un ambiente de tolerancia que perduró todo el intermedio ostrogodo hasta Leovigildo. Este rey no buscó imponer el arrianismo a los católicos, llevó a cabo una política de integración de la población. Lo que sí hizo fue alentar esta religión arriana a los hispanos. Hubo obispos que se convencieron y asegurando sus puestos en sus diócesis, se pasaron al arrianismo. Por lo tanto, Leovigildo no fue un intransigente arriano y menos aún un perseguidor.

  • ¿El éxito de un desterrado arriano? La evangelización del obispo Sunna en Mauritania

Sunna era el obispo arriano de Mérida, pero también había otro obispo, Masona, este católico. Ambos obispos sufren un destierro pero cada uno con unas características diferentes. Masona sufrió el destierro de su sede y su confinamiento en un monasterio. Sunna, además del destierro de la sede, fue expulsado de territorio hispano.

Podía ir donde quisiera y quedarse el tiempo que quisiera, pero no podía volver a Hispania. Todo el problema vino por la posesión de la túnica de Santa Eulalia de Mérida. Ante la negativa del obispo Masona de entregarla a Sunna, hubo un complot contra Masona, parece que urdido o que participó Sunna, por ello sufrió el castigo de la expulsión. De todos modos llama la atención la pena tan suave que se le impuso a Sunna comparado con las impuestas a sus colegas partícipes por parte del rey Recaredo. Aunque según las Vitas Sanctorum Patrum Emeritensium Sunna fue desterrado a Mauritania por Recaredo, se cree que todo ha sido un error de interpretación.

Sunna, obispo arriano. http://www.todocoleccion.net

Lo primero que nos ocupa es que el reino visigodo ni tuvo ni tenía en ese momento ninguna región de nombre Mauritania. El rey no podía desterrar a una persona a un lugar que no fuera de su dominio. Esto nos lleva a que el obispo marchó a ese lugar por voluntad propia o tal vez por causas en la navegación del barco donde se encontraba él. La cercanía de Mauritania, situada en África, de Hispania, fue seguramente la causa de que Sunna eligiera ese lugar para quedarse y predicar difundiendo la doctrina arriana. La zona de Mauritania en aquella época era, un lugar apto para que entrara el arrianismo. Allí habían bizantinos, paganos y cristianos, pero también moros. Y muchos de esos moros eran contrarios al poder bizantino. Se cree que Sunna pudo convertir algunos moros al arrianismo, pero serían moros ya cristianos que adoptaron el arrianismo.

300px-Vigilianus

  • Judíos sin sinagoga en la Hispania tardorromana y visigoda

Desde que en el Apocalipsis se refiere al culto judío como “sinagoga de Satanás”, la literatura cristiana posterior casi siempre se referirá a ellos vinculándolos al mal inspirado por fuerzas diabólicas. En el Concilio de Elvira ya se manifiesta la preocupación de la posible influencia que podrían ejercer los judíos sobre la población cristiana. La sinagoga era sinónimo de vicio y pecado y había que tener mucha precaución. El obispo Gregorio de Elvira mostraba su preocupación y advertía una y otra vez contra estas gentes y sus sinagogas.

También se desarrollaron persecuciones contra ellos y movimientos violentos en la Hispania de la época, aunque registrados sólo hay uno en el que los judíos pierden su sinagoga. Este episodio fue narrado en primera persona por el obispo Severo. Con la entrada y formación de los reinos bárbaros en Occidente, la situación de los judíos cambió poco. Ahora se tenían que regir por la Lex Romana Visigothorum Breviario de Alarico II. En este Breviario se reducen las 53 leyes referidas a los judíos del Codex Theodosianus a sólo 10, pero no se deduce de ello que el rey fuera benevolente con ellos, sino por evitar repeticiones de las leyes. De hecho se mantuvo la misma animadversión hacia ellos que en las leyes romanas.

Breviario de Alarico II. ciudaddelastresculturastoledo.blogspot.com

Se sabe a ciencia cierta por Isidoro de Sevilla que antes de que Sisebuto decretara la conversión masiva y forzosa de los judíos, había sinagogas en las que se leían los libros de la Ley y los profetas. Con Suintila parece que hubo una relajación referido a las severas penas que se les aplicaban y sinagogas les fueron devueltas. Chintila obligó a los representantes de los judíos de la ciudad regia que antes habían sido obligados a bautizarse, que firmaran un placitum o compromiso de renuncia a su credo, documento presentado al VI Concilio de Toledo.

De esta manera se observa que cada rey visigodo aplicó unas normas y/o fueron más severos o leves en sus penas aplicadas a ellos. En cualquier caso los judíos siempre estuvieron en menor o mayor medida, marginados, perseguidos y sin sinagoga.

  • La degradación cívica de los judíos libres en el reino visigodo de Toledo

Tras someterse a un bautismo forzoso en el 615, los judíos libres del reino visigodo sufrieron varias medidas de degradación cívica que culminaron con Egica, reduciéndolos a la esclavitud en el 694. Se afirma a veces que los reyes arrianos dieron un trato más suave a los judíos que sus sucesores católicos. Pero en realidad los judíos ya sufren pérdidas cívicas, como la prohibición de ejercer cargos públicos o de casarse con mujeres cristianas; pero su liberta no se ve amenazada.

Rey Egica. blogculturalia.net

El primer ataque sobre ellos en lo referente a la libertad fue dado en el IV Concilio de Toledo: en el canon 64 les retira a los judíos bautizados el derecho a testimoniar. Aquellos que no se bautizaron sí podrían testificar. Con Recesvinto se retoman estas leyes degradantes con dos leyes, una negando su derecho a testificar y referida a la acción civil y criminal contra un cristiano. La otra ley incluye a los judíos sin bautizar y queda abierta la posibilidad de que sus hijos bautizados queden inmunes. Diversos reyes visigodos legislaron minimizando los derechos de los judíos, el último rey godo que legisló sobre ellos fue Egica. En su novela De perfidia iudeorum ataca a los judíos en el terreno económico con el impuesto especial que pesa sobre ellos y de su acceso al cataplus (lugar de negocio en los puertos). Ni este rey ni los obispos se preocupan de distinguir entre bautizados, sin bautizar, conversos sinceros o apóstatas.

Recesvinto. en.wikipedia.org

En el 694 es cuando los judíos padecen una capitis deminutio máxima. Los judíos fueron perdiendo todos sus derechos (testimoniar y litigar, su estatus, la propiedad sobre sus bienes y sus personas). La esclavización del 694 no resulta de una simple derivación jurídica. En este año todos los judíos excepto los de la Narbonense, perdieron la libertas.

  • Enemigos del orden godo en Hispania

Este capítulo se trata de los enemigos de los godos, quienes eran o mejor dicho, a quienes consideraban ellos enemigos.

Los enemigos pueden ser externos, internos e ideológicos. En cuanto a cómo combatirlos se puede deducir claramente: por medio de la guerra, conjuras, conspiraciones , campañas y también creando una serie de leyes para con ello, respetarlos y saber convivir. Primeramente, los enemigos de los godos fueron los pueblos bárbaros vándalos, suevos y alanos. Esta situación está creada porque los godos trabajan al servicio de los romanos, son federados y por lo tanto, tienen que defender lo pactado con ellos. También hubo algunas rebeliones locales contra el poder godo en algunos territorios en el reinado de Leovigildo. Fueron enemigos de igual modo algunos territorios y poblaciones, pero no todas.

Los ejércitos imperiales son considerados invasores del territorio, aunque hayan venido como aliados. Son enemigo exterior de ocupación. Otro enemigo tradicional de los godos son los vascones. Muchos reyes godos lucharon contra ellos. Por proximidad geográfica tenemos también como enemigos a los francos, constituyendo un peligro potencial sobre todo en la Septimania. Pero por encima de todos estos, el mayor peligro son los usurpadores que quieren arrebatar la corona al rey. En este mismo contexto son también enemigos los magos y adivinos por tener en sus manos el poder para con artes mágicas, saber cuándo morirá el monarca.

  • Las escuelas monásticas en época visigoda

Los primeros nombres que se pueden asociar a la vida monástica en la Península son los de Martín de Braga y Fructuoso. El monacato hispano fue indígena y mantuvo su peculiaridad hasta la caída del reino de Toledo. La gente que se reunía en un monastero era diversa, había hijos de familias nobles, pero también personas de origen humilde. Los visigodos fueron más abiertos que los romanos y el monasterio estuvo abierto a cualquiera. Los hijos de los campesinos encontraban aquí un lugar de refugio pero además se les enseñaba cultura y poder sobrevivir a condiciones difíciles.

En la Regla para la escuela del monasterio de Sevilla, se prescribían tres horas de lectura al día además de algunos momentos dedicados a la meditación o discusión de temas inherentes a los textos sagrados. Podían coger los códices prestados todos los días y debían devolverlos después de vísperas, si alguien hacía mal uso de ellos tendría un castigo severo.

También se prestaron atención a obras paganas y a la literatura clásica como medio para profundizar en las Escrituras.

Gracias a las escuelas cenobíticas, aquellas zonas rurales que en época latina estaban casi abandonadas desde el punto de vista cultural, se transformaron en centros culturales. Tras la conversión de Recaredo, hubo en el ambiente hispano, una revolución copernicana que llevó a las zonas marginadas del ámbito rural a convertirse en el origen de un renacimiento de la cultura. Pero estos monasterios, por ello, se convirtieron en reductos de una marginalidad cualificada.

Recaredo. http://www.biografiasyvidas.com
  • Marginados en las Vitae de la hagiografía visigoda

La marginación es un tema recurrente en los textos cristianos. La atención a los pobres, la caridad, las viudas…era algo inherente al papel de los obispos. El tema de los marginados aparece en textos impregnados de idearios episcopales y monásticos.

En diferentes libros de santos aparece el tema de los marginados varias veces. Por citar algunos ejemplos: de manera parecida a la caridad con los marginados que aparece en el episcopado de Paulo hay una alusión relacionada con Fidel. Dicen que estando ya muy enfermo ordenó que lo llevaran a la basílica de santa Eulalia y allí entregó limosnas a los pobres.

Otro caso lo tenemos con Masona, entre sus actitudes generosas con los marginados, destaca la fundación de un hospital que fue dotado con patrimonio, sirvientes y médicos. Además de esto otra cosa fue la institución de un fondo de 2000 solidi que serviría para préstamos, contra recio, de los necesitados.

La Vita Fructuosi, se redactó en el siglo VII; la conexión entre la fama de hombre santo y su caridad a los pobres  es un tópico que no es ajeno a esta composición. Fructuoso mezcla todo tipo de gentes y esto refuerza su imagen de la caridad como elemento vertebrador, llegando en ocasiones a realizar milagros a capas muy diversas de la sociedad.

  • Valerio del Bierzo: la equívoca marginalidad de un asceta tardoantiguo

El último escritor visigodo, su obra es uno de los testimonios más vivos de la sociedad hispana en los últimos años de dominio visigodo.

Su obra se circunscribe a una zona: el Bierzo. Además de ello, el grueso de su obra es autobiográfica. Tomando como modelo los ascetas del desierto, decide hacer la suya propia. Valerio lo primero que propone es la renuncia, de hecho según él, había renunciado a una posición acomodada.

Valerio. http://www.monover.com

Parece que tenía intención de ingresar en un monasterio pero no superó las duras pruebas exigidas para el ingreso por la Regla de Fructuoso. Su “huida” al desierto no está clara. Puede que en realidad, el lugar elegido para su ascetismo no estuviera lejos de su hogar. En total Valerio vivirá más de cuarenta años como asceta, en lugares aislados casi siempre, apartados del mundo. También tuvo un discípulo, aunque no se conoce su identidad, según Valerio, fue a rogarle que le acogiera en su seno para ser como él.

Todas sus meditaciones, sus actuaciones, sus años como asceta en soledad, dieron sus frutos, ya que según cuenta, las gentes se acercaban a él buscando su consejo y orientación, cosa que le llena y le agrada. Es despreciado por los monjes que llevan una vida regular, denostado por la jerarquía monástica y diocesana, tiene una personalidad alterada que le lleva a sentirse constantemente agredido; pero es un hombre de gran cultura que pone a disposición de alumnos y discípulos.

Reyes_visigodos_Codex_Vigilanus

  • Los reinados de Chindasvinto y Recesvinto: un misterio historiográfico sobre el concepto de segregación social en la Hispania visigoda

El reino visigodo se articula a partir de su partida de la Galia, a partir de la derrota antes los francos en Voillè, sobre una lucha constante entre fuerzas centrífugas y centrípetas que le llevarán a la destrucción.

El debate historiográfico sobre los godos en Hispania necesita una renovación que abandone los tópicos nacionalistas y analice la esencia de la sociedad visigoda antes de y durante su permanencia en la Península.

Para ellos la nación hispana sólo fue un instrumento de propaganda para la monarquía y la Iglesia, con objetivo de mantener la unidad del Estado.

Chindasvinto. twitter.com

El ponente de este capítulo propone que los historiadores del mundo visigodo hispano hagan un esfuerzo y traten de comprender las claves de los visigodos, sobre todo de las que explican por qué fueron una sociedad con fuertes contradicciones que minaron su existencia como un Estado romano-germánico.

  • ¿En qué casos coincidían y por qué, las figuras del marginado social y el religioso en la Hispania tardorromana y visigoda? ¿Qué consecuencias jurídicas tuvo la marginación social y religiosa en la Hispania tardorromana y visigoda?

Según los planteamientos de las ponencias plasmadas en este libro las figuras de los marginados son:

  1. Clérigos
  2. Judíos
  3. Mujeres
  4. Magos
  5. Católicos bajo arrianos
  6. Bagaudas

Marginados sociales serían las mujeres y los bagaudas, aunque pienso que también se podría incluir los magos de igual modo en la lista de los marginados religiosos, puesto que hubo clérigos que practicaron las artes adivinatorias o la magia. Por lo tanto en los marginados religiosos tendríamos los clérigos, los católicos bajo dominio arriano, los judíos y por último, los magos. Entrando en los pensamientos e ideas de esa época, el marginado era toda persona o grupo que transmite a los demás desconfianza, temor…y por ello se discrimina, se les sanciona, limita y humilla. Por ello la marginación ha sido asociada casi siempre a la pobreza y las clases más desfavorecidas. Según la lista de I. Weiler, tendríamos como marginados sociales y religiosos: 1) ciegos, deformes, inválidos y locos, 2) personas dependientes; es decir, viudas, indigentes, huérfanos…3) prostitutas, magos, gladiadores, actores. 4) extranjeros y bárbaros, 5) judaísmo, paganismo, herejías…

Por el fenómeno de la marginación se produjeron unos cambios en lo jurídico que afectaron a las personas marginadas en primer orden. Se les negó el derecho a ocupar ciertos cargos públicos, en el terreno religioso se les impusieron penas y castigos pudiendo llegar al destierro total. Hubo momentos en que los judíos se quedaron sin su sinagoga. Los sucesivos reyes que ocuparon el trono fueron cambiando las leyes y/o las modificaron, afectando así a los marginados, pienso que más a los religiosos que a los sociales.

Bibliografía:

González Salinero, R. (ed.), Marginados sociales y religiosos en la Hispania tardorromana y visigoda, Editorial: Signifer Libros (Col. Thema Mundi, 5), Madrid/Salamanca, 2013 (ISBN: 978-84-938991-6-5

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s