Atanagildo y los Bizantinos en Hispania.

Hoy voy a hablar de Atanagildo y los bizantinos, pero antes de ello quiero que nos situemos en contexto, por ello empezaré brevemente por Agila.

De este rey no se tiene información antes de su subida al trono, puede ser que estuviera implicado en el atentado contra Teudiselo, pero no se sabe con seguridad, tampoco se sabe cuáles fueron los avales que tuvo para ser elegido como rey. A este respecto es de suponer que los mismos personajes que asesinaron a Teudiselo auparan a Agila al trono, la cuestión fue que tras cuarenta años con reyes de origen ostrogodo llegaba de nuevo un rey visigodo.

Poco tiempo después de que fuera elegido, en el año 550 la ciudad de Córdoba se rebela contra ellos. ¿Por qué? el motivo no está claro y la escasa información nos viene de la mano de San Isidoro quien nos cuenta que esta rebelión fue por la ofensa que hizo el rey al pueblo al profanar la iglesia y el culto de su patrón, el mártir Acisclo. No parece esta historia muy creíble ya que no hay pruebas de que los visigodos cometieran actos de violencia contra los católicos ni a sus iglesias. Parece más cierto como motivo que Córdoba era una ciudad que llevaba mucho tiempo gobernándose “sola”. Con la llegada de Agila pudiera ser que estas gentes temieran perder su libertad y autonomía a la que estaban acostumbrados y puede que ello les condujese a la rebelión.

El resultado de esto fue una tremenda derrota del visigodo, la pérdida de su ejército y de su tesoro. Es significativo y curioso lo del tesoro ya que nos da a entender que Agila lo llevaba con él en esos momentos; quizá no confiaba del todo en sus nobles que quedaron atrás o quizá aún no había elegido capital del reino para establecerse. De esta manera Agila se retiró de Córdoba y la ciudad no sería sometida hasta el año 572.

Agila. Imagen de es.wikipedia.org

Con la victoria de los cordobeses y la pérdida de contingentes y el tesoro, Agila quedó en muy mala situación y fue perdiendo partidarios hasta que culminó con la sublevación del noble godo Atanagildo. Esta insurrección ocurrió en el año 551 y fue un problema interno de godos; una parte de la nobleza goda apoyó al sublevado y este fijó su residencia en Sevilla desde donde se lanzó a la conquista del trono pensando que iba a ser una empresa fácil y rápida de conseguir…nada más lejos de la realidad, así que cometió la imprudencia de pedir ayuda del emperador Justiniano.

Lucerna bizantina de Cartagena. http://www.museoarqueologicocartagena.es

Y digo la imprudencia porque en aquel momento Justiniano pretendía llevar a cabo una obra de recuperación de los antiguos territorios romanos vaciándolos de gentes arrianas y bárbaras. Justiniano no podía desaprovechar la oportunidad que se le brindaba de entrar a Hispania e intervenir en sus asuntos. El emperador envió en el 552 un pequeño ejército al mando del patricio Félix Liberio, el cual cuarenta años antes había sido prefecto de las Galias.

Justiniano. contenidos.educarex.es

Atanagildo venció al ejército de Agila que había salido de Mérida e iba hacia Sevilla en son de guerra. A esto le siguió un período de tres años luchando sin que el ejército bizantino se inclinara por unos u otros, lo que sí hizo muy bien fue dedicarse a ocupar una franja costera con las plazas fuertes de Medina Sidonia, Málaga y Cartagena. En el año 555 los partidarios de Agila se cansan, y faltando a su juramento de fidelidad le asesinan en Mérida, según cuenta S. Isidoro.

ATANAGILDO (551/55-567)

Con la muerte de Agila no hubo ningún impedimento para que Atanagildo consiguiera el trono visigodo y fuera reconocido por los nobles godos. Lo primero que se hizo fue pedir a los bizantinos que se marcharan de Hispania; pero estos no estaban por la labor, de hecho habían venido para quedarse y se negaron en rotundo a la petición del nuevo rey. Como consecuencia de ello se produjo la creación de la provincia imperial de Spania la cual se extendía desde la desembocadura del Guadalete hasta el norte de Cartagena; sin embargo la extensión fue cambiando por la presión visigoda. Los bizantinos dominaban los enclaves costeros más importantes de Hispania, eso era un hecho y contra ello poco se podía hacer en esos momentos. ¿Cómo se justificó desde Constantinopla esta presencia bizantina? pues en base a un tratado firmado entre Atanagildo y Justiniano cuyo contenido se desconoce. Está claro que el acuerdo era poco favorable a los visigodos pero el sublevado lo firmó acuciado por la necesidad que le urgía en esos momentos.

Referente a este tratado años después cuando era rey Recaredo, este le pidió al papa Gregorio Magno que le dijera el contenido de la copia visigoda perdida pero el papa le contestó que el ejemplar bizantino se perdió en un incendio. Atanagildo no pudo expulsar a los bizantinos de Hispania igual que tampoco pudo dominar algunas ciudades de la Bética. La Crónica Caesaraugustana cuenta la captura de Sevilla por la fuerza y los continuos fracasos ante los cordobeses. Todo este continuo batallar tanto a bizantinos como a hispanos dio lugar a enormes gastos que desembocó en una crisis financiera que se intentó paliar haciendo emisiones de monedas, imitaciones de antiguos sueldos y trientes, pero no esto no cesó el problema y para más inri Atanagildo tuvo que dar a sus hijas grandes dotes para que marcharan a casarse a la Galia.

De esta manera Atanagildo mantuvo relaciones diplomáticas buenas con los francos ya que ellos también recelaban de la política expansionista puesta en marcha por Justiniano, como resultado de esta diplomacia se produjo las dos bodas antes mencionadas. El rey franco de Austrasia, Sigiberto I, pidió la mano de Brunequilda y más tarde su hermano Chilperico I de Neustria hizo lo mismo y pidió la mano de su hermana Galswinta. Ambas se hicieron católicas como sus maridos pero Galswinta fue asesinada por su marido aguijoneado por su antigua concubina, lo que dio lugar  a un período de luchas entre las dinastías.

Finalmente Atanagildo murió en Toledo por causas naturales en el 568, algo increíble si se tiene en cuenta que en un siglo casi todos los reyes godos habían sido asesinados o muertos en batallas. Tras su muerte el trono estuvo vacante durante cinco meses, el rey había muerto sin herederos masculinos por lo tanto su dinastía desapareció abriendo un periodo de discusión para ver quien reinaría. Tras estos meses en la ciudad de Narbona los nobles y altos cargos eligieron rey a Liuva, el hermano de Leovigildo, quien compartiría el poder de su hermano y a su muerte sería rey único…pero esto ya es otra Historia.

http://www.datuopinion.com

Fuentes:

http://www.um.es/cepoat/antig%C3%BCedadycristianismo/wp-content/uploads/2014/08/antiguedadycristianismo_24_8.pdf

http://www.um.es/cepoat/antig%C3%BCedadycristianismo/wp-content/uploads/2014/08/antiguedadycristianismo_24_8.pdf

https://apccuam.files.wordpress.com/2014/02/bizancio-en-espac3b1a-1.pdf

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=atanagildo-rey-visigodo

Anuncios

5 comentarios sobre “Atanagildo y los Bizantinos en Hispania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s