Akhenatón, Nefertiti y sus hijas. Análisis iconográfico de la obra.

Introducción.

En este trabajo se ha  escogido la pieza de “Akhenatón con su esposa Nefertiti y sus hijas”. He elegido este relieve porque creo que representa una imagen muy significativa teniendo en cuenta que en el antiguo Egipto este tipo de escenas no eran lo usual. Creo que la imagen es muy buena transmisora de sentimientos y posee una fuerte iconografía, por ello es muy buena para el presente trabajo. Desde que la Arqueología se asoció a la Historia del Arte (Bianchi Bandinelli, 2005) las obras antiguas se estudiaban como obras de arte, sin fijarse en el contexto o historia de la pieza. Conforme se fue avanzando en el tiempo y con ello, en las investigaciones, se empezó a diferenciar y a ver de otra manera los objetos que se iban encontrando y la idea, única, de objeto artístico, se fue difuminando. Las obras egipcias, sean de la cronología que sean, tienen una fuerte impronta y están cargadas de una iconografía que nos cuenta historias, nos narra acontecimientos importantes o nos hace ver cómo vivían, trabajaban y morían esas personas. En el caso concreto de los relieves y las esculturas en donde aparecen monarcas o personajes distinguidos, muy probablemente sus rostros se asemejarían en la medida de lo posible a la realidad y con ello ya nos está invitando a imaginar que ese rostro que miramos en un museo, por ejemplo, era real al menos hasta cierto punto.

006_nefertiti-et-akhenaton_theredlist.jpg
Relieve de Akhenatón con Nefertiti y sus hijas.

 

Para empezar a hablar de esta pieza es primordial contextualizarla y para ello es obligatorio escribir sobre el famoso y polémico faraón Amen-Hotep/Amenofis IV y, por supuesto, la época de El-Amarna. Estamos en la última parte de la Dinastía XVIII.
Si por algo conocemos a Amen-Hotep IV Neferjeprura (1350-1334) es por el cambio religioso que introdujo en el año 2 de su reinado. ¿Qué ocurrió exactamente? Sustituyó la primacía del culto del dios Amón por la de Atón o dios solar, pero mantuvo el culto a los tradicionales dioses egipcios; por lo tanto NO se puede hablar de monoteísmo y sí tal vez de henoteísmo (Vázquez Hoys, 2009). Amenofis IV cambió su nombre en honor del dios o disco solar Atón, tomando el nombre de Akhenatón. Se impone la tesis de que construyó la nueva capital de Tell el-Amarna para hacer frente al poder de los sacerdotes tebanos.

Sitio de Tell el-Amarna.

 

Posiblemente se educó en Hermonthis con sacerdotes heliopolitanos los cuales pensaban que el culto de Amón era algo carente del verdadero contenido religioso y valor espiritual, cosa que sí tenía el antiguo culto al dios solar, muy extendido en la Dinastía V. ¿Cómo se le representaba? Por medio de un disco solar y unos rayos que terminaban en manos que sujetaban el signo Ankh “vida”. Por tanto, sus santuarios eran abiertos para que sus rayos iluminaran a todos sus fieles y a toda la tierra; al contrario que los templos a Amón los cuales eran oscuros y privados. Mucho se ha escrito sobre este rey por la revolución que realizó, en el terreno religioso, político y social. Hay que tener en cuenta que los sacerdotes de Amón perdieron su poder, hubo asesinatos por ambos sectores de sacerdotes y se le dio primacía al culto de Ra, el sol (Gestoso Singer, 2002). Pero, como he indicado antes, no se dejó de adorar a los dioses egipcios de siempre. De él se han vertido muchas opiniones, desde un maníaco religioso (Pendlebury) a un enfermo (Clayton) o que esta idea obsesiva del disco solar venía ya con su abuelo Thutmosis IV y su padre Amenofis III la continuó (Grimal).

Escultura de Akhenatón.

 

En el año 4 de su reinado se marchó de Tebas y se establece como capital en la ciudad nueva que construyó a partir del año siguiente, Tell el-Amarna, un lugar revelado por el mismo Atón. Es una de las pocas ciudades medianamente conocidas de Egipto. Los relieves conservados muestran un realismo con unas escenas familiares llenas de sentimientos y ternura, algo totalmente inusual. Ya conocemos al personaje principal de la escena, el gran Akhenatón; a continuación tenemos la figura de su esposa Nefertiti (1370-1330) Gran Esposa Real de Akhenatón su nombre en egipcio puede ser traducido como “belleza de Atón” o “la belleza ha llegado”, desde luego no se equivocaron puesto que está considerada la mujer más bella del antiguo Egipto. En 1382 a.C aumentó su poder al ser declarada como “esposa divina”. Con Akhenatón tuvo seis hijas, siendo una de ellas ((Anjesenpaatón) la que casó más tarde con el famoso Tutankamón. Parece que esta reina tuvo mucho que ver en la reforma religiosa emprendida por su real esposo, incluso pudiera ser también la implantación de las escenas cotidianas tan habituales en el periodo de Amarna. Sea como fuere en el decimocuarto reinado de Akhenatón, Nefertiti desaparece por completo; como si nunca hubiera existido. Los escritos, los papiros, los grabados, todo desaparece y se han hecho especulaciones de todo tipo: muerte violenta, divorcio, caída en desgracia…
Tras este breve contexto y descripción del soberano y su reina favorita, procedo a analizar la obra.

Análisis iconográfico.

Pasando a la pieza propiamente dicha, de ella podemos decir primeramente que fue encontrada en Tell el-Amarna, está realizada en piedra caliza y actualmente se halla en el Museo Nacional de Berlín. Se trata de un relieve rehundido, es decir, se excava el perfil de las figuras y de esta manera se consiguen unas siluetas no muy marcadas pero visibles perfectamente. Este tipo de relieve fue muy utilizado en el Imperio Medio y Nuevo,  como ya he mencionado, fue encontrado en la zona de Amarna, la nueva ciudad construida por el faraón y en donde estableció su nueva capital abandonando Tebas. Si nos fijamos en la localización de los personajes, vemos que hay una clara intencionalidad de mostrar una escena íntima y cotidiana, de familia y todo bañado por el disco solar. Todos los rayos acabados en las citadas manos, alcanzan a los cuatro personajes por igual como si les brindara su calor y protección. Hay que tener presente que esta escena al igual que todas las relacionadas con este polémico rey, tienen que analizarse teniendo muy en cuenta su manera de pensar en relación con su reforma religiosa. Si nos centramos nuevamente en la imagen el disco solar domina a todos los personajes, ya he mencionado antes que parece darles su calor pero aún hay más; el disco protege a la familia real, les da su bendición. Es la luz frente a la oscuridad, de hecho por los movimientos ondeantes de las cintas de las coronas, da la sensación de que la escena se desarrolla al exterior, quizá un jardín o un patio con columnas.

Busto escultura princesa de Amarna.

 

Es curioso que no se aprecia un aumento en la figura del faraón sino que prácticamente tiene el mismo tamaño que la de su esposa; hay que recordar que en el arte egipcio pero también en otros, destacó la jerarquía en los personajes mostrando al principal en tamaño superior a los demás, de esta manera un dios p.e siempre será más grande que un hombre. El tamaño de la figura dependerá de su importancia. A modo de ejemplo podríamos citar la Estatua de Demedji y Hennutsen (supervisor real y su esposa) perteneciente a la V Dinastía. En ella podemos observar claramente un uso del tamaño en la jerarquía social. El esposo está sentado y es mucho más alto y robusto que su esposa la cual se halla de pie. Continuando con el relieve que nos ocupa, tenemos  según miramos de frente, a la izquierda a Akhenatón, el cual porta entre sus brazos a una de sus hijas y da la sensación de que la tiene alzada y la está besando en el rostro; justo enfrente se halla Nefertiti con dos de sus hijas, una en tamaño más pequeño situada en su hombro izquierdo y la otra se sienta sobre sus rodillas y está señalando con la mano a su padre, hermana o a ambos; la otra mano está unida a la de su madre y además, su hija la mira a los ojos. Ambos monarcas se hallan sentados en una especie de taburetes o sillas sin respaldo y sus pies descansan sobre unas pequeñas plataformas acolchadas. Este relieve, probablemente formó parte de un altar de adoración familiar.

¿Qué nos transmite esa imagen?


Lo primero, una escena familiar, íntima y cotidiana de una familia que está disfrutando de un momento con sus hijos, un faraón que en el relieve deja de serlo para convertirse en un adorable padre que ama a sus hijos. Escenas de este tipo son muy extrañas por no decir que son inexistentes, excepto con estos reyes en el Egipto antiguo. El ámbito familiar íntimo y real, no era algo que se exhibiera públicamente mediante el arte. Por ello podemos considerarnos afortunados de tener este tipo de representaciones únicas. La escena bien podría ser de nuestro mundo actual si cambiásemos los atuendos a los personajes, no es nada raro observar este tipo de sentimientos públicamente. A mí personalmente, me inspira mucha ternura la imagen. En cuanto a sus colores, sin duda estuvo policromado, algo común en estos relieves. Además podemos observar que toda la escena se halla rodeada con cartuchos en jeroglífico. Si en algo rompió definitivamente Akhenatón además de lo religioso, fue en las formas de las figuras representadas. Ese estatismo y hieratismo, rigidez, cuerpos sin movimiento, deja de serlo para adoptar un estilo completamente diferente y no sólo por las escenas íntimas y cotidianas sino por sus formas, las cuales son ahora más fluidas, más envolventes, suaves, redondas…

Akhenatón con cuerpo de animal adorando al dios sol.

 

En efecto si nos fijamos en los personajes podemos apreciar sobre todo en el faraón, un vientre caído que da la sensación de ser flácido y sin músculo. Los rostros son alargados al igual que el cuerpo (algo que ha dado mucho que hablar a los estudiosos y no tan estudiosos del tema). Si volvemos de nuevo al faraón, la iconografía ha dado mucho que hablar. Varias han sido las teorías del por qué tiene esas caderas que parecen de mujer, en definitiva un cuerpo afeminado. ¿Era así realmente Akhenatón? ¿O era una estrategia en referencia a su ruptura con lo que le precedió? ¿Tenía alguna enfermedad? Lo que está claro es que los cambios artísticos introducidos afectaron a los temas y a la manera de retratar a la familia real. Se define un nuevo ideal de belleza en el que las formas se alargan y distorsionan de una manera anormal, hasta el punto de crear inquietantes imágenes de rostros y cuerpos deformados (Martínez de la Torre, 2010).

Conclusiones.

A manera de conclusión podemos decir que tenemos una pieza perteneciente al Reino Nuevo, concretamente a la XVIII Dinastía, la cual es excepcional por su rareza en lo que expresa y con una fuerte carga tanto ideológica y religiosa como sentimental. Encontrada en la ciudad de Tell el-Amarna, la nueva ciudad-capital mandada realizar por el llamado faraón hereje Akhenatón, donde se asentó junto a su familia. El contexto de la pieza parece ser procedente de un altar familiar, posiblemente de las dependencias reales del faraón y su esposa, la reina Nefertiti. Ya hemos comentado que la representación  no es la usual para la época y representa una típica escena en familia, hogareña y con gestos de cariño y amor sobre todo por parte del personaje principal, que es el faraón Akhenatón. También es de destacar en primer plano y en medio del conjunto, el disco solar y sus rayos invadiendo a los personajes, representando al dios solar Atón, sustituido en su polémica reforma religiosa por el dios Atón.

Akhenatón y Nefertiti.

Concluyendo, en este trabajo se ha podido ver con claridad que una escena la cual típicamente sería estudiada sólo desde la perspectiva de la Historia del Arte se puede sacar otras ideas y conclusiones, extrayendo preguntas, algunas sin respuestas. De esta manera la Arqueología nos es primordial a la hora de indagar en el contexto de esa imagen, en este caso un relieve rehundido, para saber en la medida de lo posible, la ubicación de la pieza y relacionarlo con la situación del momento en el tiempo. De esta misma época hay varios relieves y esculturas con los mismos personajes, si no todos juntos, pero manteniendo las mismas características de ese arte que se forma tan distinto al anterior. Como ejemplos tenemos la Losa con escena de adoración de Atón, la cual se halla en el Museo Egipcio de El Cairo y procede de su templo en Karnak; en ella vemos al faraón y su familia celebrando ritos en honor a Atón y de nuevo aparece el disco solar con los rayos que acaban en pequeñas manos.

 

Relieve escena adoración a Atón.

 

En este relieve se puede observar claramente que sí hay una jerarquía en el tamaño de los personajes, como se puede observar en la ilustración. El faraón tiene un tamaño superior y además está en primer lugar hacia el dios Atón, le siguen su esposa y sus hijas con un rango de mayor altura a menor. Otro ejemplo lo tenemos en Akhenatón y Nefertiti con sus tres hijas mayores. Este relieve se halla en el Museo de El Cairo y es una escena muy similar a la que hemos comentado, apenas varía en algunas cosas como las hijas que en este caso están en posiciones distintas. De nuevo se repite el disco solar con los rayos acabando en manos, la ubicación del rey y la reina, las posturas, las coronas. Prácticamente es la misma escena y las formas de las siluetas son exactas.  En cualquier caso, y para terminar, ambos soberanos revolucionaron el arte y las costumbres, Akhenatón y Nefertiti juntos eternamente.

view
Otra imagen similar al primer relieve.

 

Bibliografía.
Jacq, C. Nefertiti y Akenatón. Ediciones Martínez Roca (1997).
Martínez de la Torre, C., Gómez López, C., Alzaga Ruiz, A. Historia del Arte Antiguo en Egipto y Próximo Oriente. Editorial Universitaria Ramón Areces. 2010
Orriols i Llonch, M. El conjunto familiar de Nikare. UOC.
Pérez Largacha, A. Los últimos años del periodo amarniense. Revista Espacio, Tiempo y Forma.
Vázquez Hoys, A.M. Historia del Mundo Antiguo (Próximo Oriente y Egipto). Editorial Sanz y Torres. 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s