El Sarcófago de Tutankhamón.

El período amarniense acabó con el reinado de una serie de reyes, entre los cuales destacamos al joven Tutankhamón, cuya fama se debe no a su política ni hazañas durante su breve mandato sino por el descubrimiento de su tumba, intacta, en el año 1922 de la mano de Howard Carter. En este post sólo voy a fijarme en su tumba, concretamente en la serie de ataúdes que custodiaban su momia.

En primer lugar tenemos el Sarcófago de Piedra.

Realizado en arenisca silicata pintada, con una longitud de 275 cm y un ancho de 147 cm. Cuatro diosas protectoras aladas decoran las esquinas, está rematado en su parte superior con una cornisa en media caña. La tapa es de granito rojo aunque fue pintado en amarillo para igualarlo con el color del cuerpo del sarcófago número dos.

Sarcófago de piedra. Fuente: fotosdeegipto.galeon.com

 

Ahora pasamos al Primer Ataúd.

Realizado en madera dorada con incrustaciones, tiene una longitud de 224 cm. Tres ataúdes antropomorfos se encajaron unos en otros con exactitud, envolviendo a la momia del rey cubierta con su máscara de oro. Este es el primer ataúd, el mayor, alojado en el sarcófago exterior de piedra. Sostiene en sus manos el cetro curvado y el flagelo; y alrededor de los emblemas del poder que coronan su frente, el uraeus y el buitre de Nekhbet.

Primer ataúd. Fuente: sofiaoriginals.com

 

El Ataúd Intermedio.

En madera dorada con incrustaciones, tiene una longitud de 204 cm. Aquí el rey lleva el clásico tocado real (nemes) y la barba trenzada de los dioses. Con especial esmero se elaboró el diseño de plumas que envuelven el cuerpo del ataúd.

Ataúd intermedio. Fuente: Pinterest.com

 

El Ataúd de Oro.

Con una longitud de 188 cm estamos ante una verdadera maravilla en cuanto al arte de la orfebrería se refiere, el último ataúd interior de oro macizo, con un peso total de 110,4 kg. La decoración coincide con la del sarcófago intermedio y las inscripciones están grabadas en trazos de gran delicadeza.

1bd22add49f25c561e7689380ed53077

 

Por último tenemos la momia de Tutankhamón con la famosísima máscara de oro. La máscara cubría la cabeza y los hombros de la momia del faraón. Fue labrada en una gruesa plancha de oro, engastando sus detalles con pasta de vidrio coloreado y fundido, además de diversas piedras ornamentales valiosas como lapislázuli, obsidiana, cuarzo y feldespato. El reinado de Tutankhamón duró nueve años, aunque el poder estuvo en manos de Horemheb.

Máscara de Tutankhamón.

A continuación os dejo una serie de imágenes complementarias, relacionadas con todo lo expuesto. Siempre fascinante y siempre eterno nuestro querido Tut.

 

 

Bibliografía.

Vázquez Hoys, A. Historia del Mundo Antiguo (Próximo Oriente y Egipto), 2007. Editorial Sanz y Torres.

Anuncios

7 comentarios sobre “El Sarcófago de Tutankhamón.

    1. Yo creo que de lo que hemos estudiado, no hubo otro en el que pusieran tanto empeño. Habría muchas preguntas al aire ¿fue idea del faraón tener una tumba tan espectacular, quizá lo dispuso así ? O por el contrario fue dispuesto por otra u otras personas? Sería interesante buscar si hay algún estudio sobre lo que planteas. Podría tener alguna relación con lo que se sospecha que hay detrás de la pared de su tumba? Creo que nuestro pequeño faraón aún tiene que darnos sorpresas 😃

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s