Muerte en la Arena, Gladiadores.

Todos hemos visto alguna vez una película o una serie, incluso un documental relacionado directa o indirectamente, con las luchas de gladiadores. Esos hombres que luchaban por su vida, pero también con la esperanza de poder comprar su libertad.

El origen de los gladiadores debemos buscarlo entre los etruscos del siglo IV a.C; se trataba únicamente de combates entre prisioneros ante las tumbas de los héroes. En Roma fueron introducidos un siglo más tarde, dejando con el tiempo ese carácter ritual para convertirse en un espectáculo.

El nombre de gladiador proviene de la espada tipo gladius un arma principal que se utilizaba en combate por los legionarios romanos. En cuanto al origen de los gladiadores, es muy variado: podía accederse de forma voluntaria, en busca de fama y gloria o para pagar deudas. También se accedía de forma forzada, como fue el caso de los esclavos y los prisioneros de guerra. Para ser gladiador primero había que recibir una formación específica la cual se realizaba en las escuelas que estaban especializadas para tal fin, estas escuelas se distribuían por toda Roma y sus provincias. Además de esto, hubo varios tipos de gladiadores, en función de sus particulares técnicas de combate así como del equipamiento individual que llevaran.

Los más antiguos eran los samnitas, usaban como arma una espada corta, y un escudo oblondo y grande. Vestían un casco con visera, en los brazos llevaba brazales de cuero o de metal, y en la pierna izquierda una greba metálica. Para adornar su casco, usaba una creta y cimera de plumas.  Luego estaban los mirmidones, estos usaban una espada corta al igual que los samnitas. Usaban la mismas armaduras también, en la pierna izquierda una graba; y en los brazos brazales de cuero o de metal. Los tracios usaban armaduras en las dos piernas y protectores en los brazos, además el casco tenía pluma lateral y visera. El escudo que usaban era muy pequeño. Otro tipo de gladiador fue el secutor, este sólo se diferenciaba del tracio en su escudo, que era mucho más grande. Los reciarios eran los gladiadores que luchaban con una red para inmovilizar a sus enemigos y luego utilizaban tridentes para atacar. Además de los citados hubo muchos más tipos de gladiadores.

Gladiador mirmidone.

 

Gladiador samnita.
Gladiador reciario.
Gladiador tracio.

 

Mosaico con gladiador.

 

 

 

 

 

Las luchas entre gladiadores se convirtieron en el mayor espectáculo de que podía disfrutar el pueblo romano. No todos los gladiadores morían en la arena y de hecho, muchos de ellos llegaban a convertirse en verdaderos ídolos de masas, aclamados por el público y deseados por las mujeres, incluso por las patricias. No puedo acabar el post sin dejaros imágenes de mis dos gladiadores favoritos: Espartaco y Máximo 😉

Espartacus.

 

Gladiator.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s