Arqueología Fenicia: Motya.

Introducción.

En este trabajo se va a realizar un ensayo personal basándome en el estudio del yacimiento fenicio de Motya, en Sicilia. Antes de centrarme propiamente en este lugar creo necesario realizar una introducción general sobre los fenicios. De este pueblo se tiene el inconveniente de que a diferencia de los griegos que se pueden estudiar por sus propios textos escritos, ellos no dejaron nada parecido y por tanto la información recabada proviene de fuentes indirectas y sobre todo, clásicas (Krings 1995a: 39ss.).
En cuanto a su origen ha habido entre los historiadores y arqueólogos varios interrogantes y teorías entre las que se podrían citar que eran semitas los cuales vinieron del desierto a la costa. Esto se apoya en los escritos de Heródoto, Estrabón y Justino. Otro posible origen se centraría en la evolución de sus primeros habitantes, los cananeos. Las excavaciones realizadas en Ebla demostraron que los cananeos en el III milenio a.C ya poblaban Siria y posiblemente eran descendientes de otros habitantes, protocananeos, estos ocuparían la zona sirio-palestina y sería el pueblo semita más antiguo conocido en la historia (Vázquez Hoys, 2009). Las fuentes que nos hablan de este pueblo son varias, por una parte tenemos las egipcias donde se puede destacar el Papiro de Sinuhé, la Piedra de Palermo y en los archivos de Tell el-Amarna. Por otro lado tenemos el Antiguo Testamento donde se mencionan a los habitantes de Biblos y por último los griegos, quienes se refieren a ellos como phoenikes.

Insediamenti fenici in Sicilia
Además de todo esto, es de mencionar las diferentes denominaciones que se les ha ido dando, como son cananeos, fenicios, púnicos y cartagineses. Se trata de nombres distintos pero que, sin embargo, corresponden a un mismo pueblo como podemos ver. Como ya hemos mencionado, el término cananeo se referiría a los habitantes de la zona de Libia, Siria y Palestina. El denominativo de fenicios fue el nombre dado por los griegos, sin embargo no está claro el porqué de llamarlos así aunque se piensa que fue por el color rojo, tan famoso en la industria de la púrpura y por la que las ciudades fenicias eran célebres ya en época de Homero (Aubet, 2009). El nombre púnicos viene del anterior y se asocia a los fenicios del Mediterráneo Occidental. Por último tenemos los cartagineses habitantes de la colonia fundada en Túnez, Cartago, pero que luego se fueron expandiendo y creando más ciudades por Italia y la Península Ibérica como por ejemplo, Gadir o Cartago-Nova. Los términos púnico y cartaginés se pueden decir que son sinónimos.

Los fenicios fueron un pueblo que destacó por su pericia como navegantes y comerciantes pero además de todo esto, nos legaron algo imprescindible: la escritura. Estaba compuesta de solo 22 signos fácil de aprender y utilizar. Seguramente la inventaron para las transacciones comerciales, el origen fenicio de la escritura griega es evidente sin duda alguna, sólo que los griegos hicieron algunas modificaciones en su escritura como el cambio de sentido y el uso de signos para notar vocales.
Las principales ciudades fenicias fueron sin duda Biblos, Sidón y Tiro las cuales se consideraron siempre independientes aunque parece que hubo una supremacía de Sidón. Estas ciudades nunca llegaron a formar una confederación. Ya he comentado que fueron un pueblo

Cothon (instalación portuaria)

navegante y comerciante; quizá por ello al no tener recursos suficientes en cuanto al cultivo de cereales por la orografía del terreno, tuvieron que buscar otro modo de sustento. Por el contrario, sí que destacaron por su excelente madera de cedro, comerciando con ella en Egipto pues los egipcios carecían de ella. Además de esto ya hemos citado el famoso tinte púrpura proveniente de un molusco, el múrex (López Serrano, 2008). Se sabe que desde fecha muy antigua los fenicios iniciaron una expansión hacia Occidente y empezaron a fundar factorías en las costas mediterráneas para comerciar con los indígenas. La primera ciudad en lanzarse a la aventura expansionista fue Tiro. Destacan sus asentamientos en la Península Ibérica (Gades, Sexi y Mainake) después los cartagineses fundarían Qart Hadast, y Akra Leuke. En las Islas Baleares fundaron Ebussus y Mahón. En el norte de África tenemos unos establecimientos fenicios muy tempranos destacando Cartago y Utica, Hadrumetum, Leptis Magna, Lixus, Mogador y Tingis hacia el oeste. Por último y ya para el caso que ocupa este trabajo, en Italia  se establecieron en la costa este de Sicilia; de esta manera tenemos Motya, Panormo y Soloesis. También se establecieron en Malta, Cerdeña y Pantelleria.

 

Efebo de Motya.

 

¿Por qué se produjo la expansión fenicia?
Parece que la causa principal de esta expansión hacia el Mediterráneo occidental se debió por la pérdida de los mercados del Mar Rojo. De esta manera los fenicios buscaron otras salidas para obtener metales. Esto está basado en la arqueología y los textos de autores antiguos. Pero este no fue el único motivo ya que también hay que valorar la presión de los asirios sobre las ciudades fenicias. Otra teoría sería la carestía de alimentos como consecuencia de un cambio climático; este factor junto a un aumento demográfico pudo dar lugar a salir de allí en busca de otras tierras (San Nicolás Pedraz, 2010).

El yacimiento de Motya.
El hallazgo de este asentamiento está ligado al arqueólogo Guiseppe Whitaker, nacido en Palermo en el año 1850. Guiseppe se hizo con la isla y procedió a las primeras excavaciones cuyos resultados fueron presentados en 1921 en Londres. Su obra fue continuada por su hija Delia, quien continuó las excavaciones incorporando investigadores de todo el mundo. Después, legó la isla y su patrimonio a una fundación cultural la cual porta el nombre de su padre y se encargó de preservar su obra. El yacimiento fue fundado alrededor del s. VIII a.C por mercaderes fenicios que en el transcurso de sus viajes se toparon con el lugar y lo encontraron protegido y abrigado para una fundación como pequeña colonia comercial.
Cuenta Tucídides que los fenicios llegaron a Sicilia antes que los griegos aunque no hay datos arqueológicos hasta el s. VIII a.C. Dice este autor:
“Los fenicios se habían asentado a lo largo de toda Sicilia en promontorios costeros, que habían fortificado, y en los islotes cercanos a fin de comerciar con los sículos. Pero cuando los griegos comenzaron también a llegar en gran número, los fenicios abandonaron la mayoría de aquellos sitios y se instalaron a vivir juntos en Motya, Panormo y Solunto, cerca de los Elymeos, en parte porque buscaban su alianza, y en parte porque desde allí el viaje desde Sicilia a Cartago es más corto” (Tucídides VI, 2,6).
Al poco de llegar los fenicios, entraron los griegos en su inicio de colonización en Sicilia, de esta manera empujaron a los fenicios que no tuvieron más remedio que replegarse hacia Motya y el occidente de Sicilia. Sin embargo, las relaciones entre griegos y fenicios empezaron a deteriorarse en un corto espacio de tiempo, estas relaciones desembocaron en un conflicto político-militar por el dominio de la isla y el Mediterráneo Central. Esto fue lo que culminaría con el enfrentamiento entre griegos y cartagineses por el control italiano. Por ello Motya sirvió de baluarte y fue fortificada y se convirtió en un centro estratégico y militar para los cartagineses.

Solunto.

El enclave principal fue sin duda Motya junto con Panormo y Solunto, tres puertos principales para las rutas de navegación (Moscati, 1988). Motya se halla a 1 km de la costa occidental, cerca de Marsala. Gracias de nuevo a la arqueología, se sabe que fue un gran asentamiento amurallado con torreones de refuerzo. Este yacimiento es muy importante ya que es uno de los pocos en el cual se ha podido estudiar su secuencia cultural completa, todo ello a su continuidad, ya que estuvo habitado sin hiatos desde finales del s. VIII a.C hasta el s. IV a.C. Por ello se puede considerar a Motya una suerte para el estudio de un modelo de asentamiento fenicio destacable. En la figura 3 se puede observar el emplazamiento del sitio en un mapa. Motya comprende unas 40 hectáreas y el perímetro amurallado ocupa 2.500 m (Aubet, 2009). Se componía de una calzada que acababa en la puerta norte la cual era la entrada principal de la ciudad; la otra puerta, sur, se hallaba junto a un pequeño puerto artificial que por medio de canales, comunicaba con el mar.
Sobre el s. VII a.C se construyeron tres áreas importantes, el santuario y el tophet de los que hablaré a continuación y además, una zona portuaria con instalaciones mercantiles en la periferia. El santuario se construyó en varias fases las cuales fueron desde el s. VII al VI excavando la fosa sagrada y un pequeño edificio que la rodeaba, a continuación otra fase que ocupa el s VI e inicios del V con el tenemos y por último en el s. V a.C se construye el templo con tres naves longitudinales y una transversal (San Nicolás, 2010). Este recinto sagrado recibe el nombre de Cappidazzu y se ubicó al noreste de la isla. El otro edificio sacro que se construyó fue el tophet, en él se han hallado un gran número de urnas con restos infantiles calcinados y estructuras para realizar los sacrificios. En este lugar también se hallaron más de 700 estelas casi todas antropomorfas típicas de Oriente. Otro aspecto a destacar es su necrópolis, la cual se halla al norte y en donde los enterramientos son incineraciones en urnas, en la roca o en cajas de piedra. En todos se han encontrado ricos ajuares compuestos de cerámica fenicia y de importaciones corintias. Ya en el s. VI a.C esta necrópolis se trasladó a Birgi y entonces se harán inhumaciones (Zarzalejos Prieto, 2010). Junto al puerto artificial o Cothon también se construyó un recinto sacro, un templo de modelo tripartito, a la manera del Cappidazzu presenta una cronología extensa que va desde el s. VIII al IV a.C (Prados Martínez, 2010).

 

Tophet de Cartago.

El poblamiento fenicio en Motya tuvo tres etapas o fases claramente diferenciadas (Aubet, 2009):
En primer lugar hubo una fase inicial la cual correspondería cronológicamente con el s.VIII a.C y en ella sucedió la llegada de un gran número de población fenicia; después hubo una segunda fase que correspondería al s. VII a.C y aquí se ve un crecimiento de la ciudad, se construyen instalaciones portuarias, mercantiles, industriales (seguramente para la púrpura) y recintos sacros para el culto. La última fase del yacimiento del s.VI a.C es cuando se llevan a cabo las grandes construcciones de obras públicas. ¿Qué papel jugó en el contexto de la historia fenicia? Gracias a la ubicación geográfica que poseía Motya se convirtió en un punto de paso obligatorio para las rutas comerciales con la Península Ibérica, África e Italia. Por ello es de destacar su posición estratégica que la hará irrenunciable para los fenicios para su industria y comercio. De hecho se puede comprobar por la necrópolis, como pasó de ser un enclave con una mínima población a derivar en una ciudad con un aumento demográfico importante, lo cual demuestra su auge como colonia.

De Solunte, Panormo y Motya, esta última fue la más importante y la que estaba más cerca de Carthago, quizá por ello luego los cartagineses la utilizaron como base de operaciones. Al igual que he citado a Tucídides quien habla sobre la colonia, hay otro autor antiguo que cuenta el relato de su destrucción. Me estoy refiriendo a Diodoro, que dice que Dionisio el Viejo, tirano de Siracusa, entre 406 y 367 a.C. intentó imponerse en Sicilia.  De manera que inició la guerra a las colonias de Cartago. Según el testimonio de Diodoro, Dionisio tomó muchas fuerzas contra Motya, que en ese momento era la principal base naval de los fenicios en Sicilia y, por tanto, un objetivo de golpear para obtener más fácilmente  la victoria sobre ellos. La ayuda enviada a Motya de Cartago no llegó a su destino, las ciudades aliadas estaban en condiciones difíciles de manera que los habitantes de la colonia tuvieron que apañárselas ellos solos hasta que finalmente cayó bajo la mano de Dionisio en el 397 a.C quien, según Diodoro, se llevó todos los objetos de valor y vendió como esclavos a los supervivientes (Diodoro, XIV 53, 3).

Terminada la lucha la ciudad fue saqueada y destruida por el fuego. Es casi seguro que los pocos que pudieron huir se marcharon a Lilybaeum y la isla fue abandonada definitivamente.  Más tarde, con la llegada de los romanos y el conflicto con Carthago, toda la isla con excepción de Siracusa cayó bajo su yugo. De los otros dos yacimientos, Panormo y Solunto, se desconoce casi todo de esta época, no así de su etapa cartaginesa ya que según los autores antiguos Panormo fue el auténtico centro púnico de Sicilia. Vemos como la isla en su conjunto fue un importante centro fenicio y más tarde, cartaginés. Las excavaciones han mostrado que sobre el 396 a.C la isla fue de nuevo poblada, esta vez por griegos y romanos. Diodoro Sículo cuenta que Motya fue una ciudad grande, rica y próspera, con unos bellos y magníficos edificios. Esto no debe de tomarse al pie de la letra ya que por las dimensiones geográficas es dudoso que fuera una gran ciudad, por tanto se podría pensar que el autor exageró en sus escritos, al menos en ese sentido.
Por los restos arqueológicos recuperados se puede ver perfectamente que Motya seguiría el mismo patrón de asentamiento que las demás colonias fundadas por los fenicios, con los santuarios y el famoso tophet con los restos calcinados de huesos infantiles. El rasgo básico de su economía lo tenemos en su producción industrial, siendo el producto estrella seguramente la púrpura y por otro lado el comercio por barco, joyería, esculturas y fabricación de mobiliario, además de la cerámica hallada en la llamada Casa de las Ánforas, donde se encontraron vasijas de pasta rojiza sin bruñir (Orsingher, 2013). Las relaciones con las comunidades indígenas se basarían en un intercambio de productos/regalos entre élites. Es decir, se presupone que sería la aristocracia indígena la que iniciaría las relaciones con los fenicios, a través de estos intercambios y banquetes para tal efecto. En cuanto al modelo de asentamiento, en el caso de Motya la cual fue fortificada, nos está indicando una posible conflictividad frente quizá a poblaciones autóctonas por el dominio del territorio y sus
recursos. Del mismo modo también se puede pensar en una fortificación para defenderse de otras sociedades mediterráneas (López Castro, 2008). La religión de Motya sigue también el modelo clásico fenicio, siendo la divinidad más adorada Tanit, diosa de la fecundidad, expuesta en el santuario de la ciudad.

 

Conclusión.
A lo largo de este trabajo se ha podido estudiar el yacimiento feno-púnico de Motya, situado en Sicilia. Este enclave comenzó siendo un establecimiento de paso comercial como ruta y terminó convirtiéndose en una ciudad con abundante población y un sustrato no sólo fenicio sino también griego y romano con el paso del tiempo. A pesar de tener geográficamente un escueto territorio, Motya representó para los fenicios un sitio lo bastante importante como para poseer su propia organización política, religiosa, industria y comercio.

Bibliografía.

Aubet, M.E. Tiro y las colonias fenicias de Occidente. 2009, Bellaterra.
Blázquez Martínez, J. El legado fenicio y cartaginés en la España Antigua, 2011.
Delgado, A., Ferrer, M. CULTURAL CONTACTS IN COLONIAL SETTINGS: The construction of new identities in phoenician settlements of the Western Mediterran.
Delgado Hervás, A. Fenicios en Iberia.
Domínguez Monedero, A. Cartago y Sicilia durante los siglos VI y V a.C, 2011.
López Serrano, A. Las culturas del Mediterráneo. Los fenicios.
López Castro, J.L. Fenicios en el Mediterráneo: Modelos de relaciones interculturales, 2008.
Mauro, C.M. Las rutas fenicias por el Mediterráneo en el periodo arcaico (s.IX-VII a.C).
Orsingher, A. La cerámica di impasto a Mozia tras cultura fenicia e tradizione indígena. Actas del I Congreso Internacional sobre Estudios Cerámicos. Homenaje a la dra. Mercedes Vegas, Cádiz 1 al 5 de noviembre de 2010, Cádiz 2013, pp. 757-790.
Prados Martínez, F. Pasado, presente y futuro de las investigaciones sobre el mundo púnico: Una revisión ante el nuevo milenio, 2001.
Prados Martínez, F. UNA PROPUESTA DE CARACTERIZACIÓN DE LAS LLAMADAS REGIAE IBÉRICAS. COMERCIO, RELIGIÓN Y CONTROL TERRITORIAL A PARTIR DE UN MODELO ARQUITECTÓNICO, 2010.
Spatafora, F. Indigeni e Greci negli emporia fenici della Sicilia, 2008.
Teodorsson, S. Ex Oriente Lux, Ex Occidente Dux: Griegos, Cartagineses y Romanos en contacto y conflicto.
Vázquez Hoys, A. Historia del Mundo Antiguo (Próximo Oriente y Egipto) 2009.Editorial Sanz y Torres.
Zamora López, J. La ciudad nueva: La fundación de ciudades en el mundo fenicio-púnico, 2006.
Zarzalejos Prieto, M,. Guiral Pelegrín, C,. San Nicolás Pedraz, M. Historia de la cultura material del mundo clásico, 2009. Editorial UNED.
http://www.motya.info/ViewText.php?id=6103&lng=it
http://www.labirintosicilia.it/luogo/motya/

Imagen de portada: http://www.freeworldmaps.net/europe/italy/sicily/map.html

Anuncios

7 comentarios sobre “Arqueología Fenicia: Motya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s