El Patrimonio Arqueológico Iraquí.

Habitualmente todos podríamos coincidir en la idea de que el patrimonio iraquí empezó a destruirse a partir de la toma del Museo de Bagdag en el año 2003, sin embargo, todo comenzó mucho antes.

Bajo el Imperio turco otomano, se descubrieron los primeros hallazgos arqueológicos babilonios, asirios y sumerios, así como empezaron las excavaciones en Uruk, Nínive, Jorsabad o Babilonia.

bm09704g_2000x1571
Leonard Woolley en las excavaciones de Ur. Imagen: nationalgeographic.com.es

 

 

Durante el reinado de Faysal I (1921-1933) fue cuando se empezó a pensar en la idea de crear un Museo Arqueológico en Bagdad, sin embargo, no sería hasta 1966 cuando se inauguraría. Antes de ello entró en escena otro personaje que sería decisivo por su interés desde siempre por la cultura: Sati al Husri. Desde pequeño brilló por su inteligencia precoz, con 18 años ya estaba licenciado en Ciencias Políticas y fue nombrado gobernador del Sultán en Yugoslavia. Comenzó a visitar Europa y se convirtió en asiduo de las librerías y bibliotecas de Roma y París. Con 28 años volvió a Estambul y se hizo cargo del sistema educativo, el cual mejoró notablemente. El rey Faysal I le llamó para que se encargara de la educación de Iraq. Sati tuvo claro desde el principio que, había que recuperar el pasado para la moderna Iraq, así se dispuso a ello, convirtiéndose, entre otros cargos, en consejero de Antigüedades del rey junto a Gertrude Bell. Y aquí es donde viene el Primer Expolio: Gran Bretaña presentó una propuesta de ley (aceptada lógicamente por su compañera inglesa Bell) que permitía a los arqueólogos que excavaban allí (concretamente en Ur, y, británicos), llevarse los objetos recuperados. Ante tal infamia Sati se negó, pero finalmente, con las artimañas de Gertrude Bell (consiguió que el tema arqueológico pasara a otro ministerio) se aprobó la ley, y, es por ello que hoy día podemos ir al British Museum y ver los extractos de Ur arrancados de su lugar de origen.

Imagen2
Gertrude Bell.

En las imágenes vemos a Sati al Husri y de nuevo a Gertrude Bell. Imagen: dominicselwood.com y Wikipedia.org.

Fue en 1922 cuando se hizo la primera colección de antigüedades en Iraq, cediendo el rey un cuarto para Bell y sus objetos. La colección, lógicamente, se fue ampliando y en cuatro años ya tenían un edificio entero para tal fin. A Bell se le debe la descripción de yacimientos como Karkemish o tell Ahmar, y los inicios de la arqueología abbasí. En 1932, y con la independencia de Iraq de Gran Bretaña, se creó la Dirección de Antigüedades y Patrimonio por iniciativa de Sati. Rápidamente se cambió la legislación y los objetos hallados en las excavaciones no podrían salir de Iraq, ya que pertenecían al pueblo iraquí. Los equipos franceses e ingleses se molestaron y se marcharon de Iraq, no así los alemanes que entendieron el mensaje y siguieron excavando en Uruk. De igual manera, arqueólogos iraquís empezaron a formarse con más interés, viajando algunos al extranjeros para adquirir más conocimientos y experiencia. Ante las buenas expectativas que se preveían y la marcha de las excavaciones, Sati proyectó la idea de crear un Museo de grandes dimensiones pero carecía de medios económicos en esos momentos, de manera que, en un solar perfecto para él, levantó una puerta monumental de estilo asirio, una reproducción de una puerta de Jorsabad para que nadie pudiera ocupar el solar. Dicha puerta recibió un impacto en el año 2003 por las granadas americanas, pero aún se mantiene erguida y desafiante.

Laurence y Wooley en Carchemish, Siria, 1911-14. Imagen: bajolabovedaceleste.blogspot.com

 

En 1941, los británicos volvieron a ocupar Iraq y ello produjo el exilio de Sati, entre otros. Como hemos mencionado, el Museo no abrió sus puertas hasta el año 1966 y dos años más tarde, Sati regresó del exilio. A inicios de los años ochenta, ya se tenía constancia de doce mil lugares arqueológicos, redactándose una carta arqueológica con todos los detalles, excavando no sólo iraquíes, sino que se dieron concesiones a europeos, estadounidenses y nipones. Los arqueólogos iraquíes, levantaron Babilonia, Aššur, Nínive, Samarra…se crearon museos provinciales, libros, monografías, complejos arqueológicos para los visitantes, en fin, un verdadero interés por parte iraquí de excavar y preservar el pasado. De hecho, ya con Saddam Hussein, quien osara expoliar, se le aplicaba la condena a muerte. Con todo lo visto vemos que se prestaba muchísima atención a la arqueología del Próximo Oriente, entonces ¿qué pasó? ¿cuándo empezó el auténtico desastre, que llega hasta nuestros días?

El ocaso empezó con la guerra de Irán, el día 4 de septiembre del año 1981, cuando por culpa de dicho conflicto, se quitó dinero al Patrimonio y la Educación. Casi todos los proyectos arqueológicos que estaban en marcha se paralizaron, para no volver a ellos y el Museo Nacional de Iraq cerró sus puertas. Tras un breve periodo de paz, empezó la Guerra del Golfo con unas consecuencias catastróficas para el Patrimonio Arqueológico: bombardeos y saqueos en museos y ataques, huida de arqueólogos, excavaciones ilegales al norte y sur del país y la destrucción de relieves como los de Nínive.

El panorama no podía ser peor, dejaron de vigilarse los yacimientos, ya no se dieron financiaciones y, por supuesto, Hussein dejó de interesarse por el Patrimonio. Así empezó una etapa masiva de objetos vendidos a través del mercado negro a coleccionistas privados, pero también a museos importantes, que hoy enseñan sus piezas con orgullo. En 1992 se pidió ayuda y se informó de los daños y expolios sufridos, pero nadie acudió. Nadie hizo caso, ni la UNESCO, ni la INTERPOL, y así siguió hasta la Conferencia de Bagdad en 1995. Un año más tarde se creó la BRILA (Oficina para la Recuperación e Investigación del Saqueo de las Antigüedades Iraquíes), creada por el Centro de Excavaciones de Turín.

A partir de 1997 se volvió a excavar allí, misiones de diferentes países y también iraquíes. Fue a final de la toma de Bagdad cuando el Centro de Investigación arqueológica para el Próximo Oriente de Turín, envió un equipo de arqueólogos a Nínive, en el verano del 2002, equipo que trabajó de noche por las altas temperaturas. De esta manera los relieves de Nínive se pudieron volver a documentar.

La invasión de 2003 produjo unas catastróficas consecuencias, una lista interminable de saqueos, mercado negro, arrasamientos, incendios, daños en edificios, museos, bibliotecas, destrozos de relieves, destrozo y saqueo del palacio de Senaquerib en Nínive, saqueo de Uruk, Eridú, Obeid

Luego tenemos los destrozos causados por las mismas tropas aliadas, como por ejemplo los templos, palacios y ziguratts de Kis que se utilizaron como base. Nos referimos a los soldados americanos, que supuestamente, sabían lo que estaban pisando. Pues les dio igual, por poner un ejemplo aterrador, en Babilonia, los americanos pintaron graffitis patrióticos, creo que no hace falta decir nada más.

Tras esto, vino el asalto al Museo, en ese mismo año 2003. Ante semejante saqueo la respuesta de los soldados americanos fue «somos soldados y no vigilantes de antigüedades». Como muchas piezas habían sido sacadas en secreto para salvarlas por los conservadores, cuando entraron los saqueadores y ver muchas vitrinas vacías, empezaron a romper todas las estatuas y se llevaron lo que quisieron.

Gracias a la rápida actuación de los conservadores, que escondieron piezas en cámaras secretas y bóvedas acorazadas del Banco Central, se salvaron objetos tan importantes como los tesoros del Cementerio real de Ur con el ajuar de la reina Pu’Abi. A partir de ese momento se comenzó un recuento de lo robado y el intento de recuperar todo lo posible. Un año más tarde se hace un informe por parte americana, informando que, junto a la colaboración italiana y británica se han recuperado unas 10.000 piezas.

Entre 2005 y 2006 el Museo cerró de nuevo y las piezas volvieron a guardarse por previsión. En 2007 se declaró Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y Patrimonio en Peligro, la ciudad de Samarra.

Samarra. Imagen: paisajesyrincones.blogspot.com

 

En febrero de 2009 el Museo abrió en parte, sólo para momentos puntuales.

En 2010 se inició un tímido intento de reanudar misiones arqueólogicas en el sur y sectores exteriores en Babilonia.

Por último, añadir algunos titulares de las noticias como la de marzo del 2015, bien reciente donde nos dice «El Estado Islámico arrasa la ciudad asiria de Nimrod en Irak» y, otra más reciente todavía, concretamente 7 de junio «El ISIS destruye el templo asirio de Nabu en Irak y amenaza con atacar las pirámides de Giza», otra de agosto del 2015 «Numerosas destrucciones de bienes culturales en Irak, Malí, Afganistán antes de Siria» recordemos el horror de Palmira. Como hemos podido ver el expolio ha sido una constante en Iraq durante muchos años y, la destrucción no parece que vaya a cesar de momento.

Imagen8

Imagen6

Imagen7

Bibliografía y webgrafía

Del Cerro Linares, C. 2012: «EL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO E HISTÓRICO IRAQUÍ, Y SU DESTRUCCIÓN DESDE LA GUERRA DEL GOLFO HASTA NUESTROS DÍAS». Isimu 14-15, p. 81-101.

http://elpais.com/diario/2003/03/17/ultima/1047855601_850215.html

https://www.uam.es/otroscentros/asiriologiayegipto/iraq/iraq.html

http://www.elperiodico.cat/ca/videos/internacional/lestat-islamic-destrueix-estatues-niniveh-museu-mossul/3358844.shtml

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/03/06/actualidad/1425633037_489384.html

http://www.ritmos21.com/9018/saqueos-y-destrozos-la-cultura-y-la-guerra-en-irak.html

http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2015-07-02/ingresa-sitio-iraqui-hatra-a-lista-de-patrimonio-en-peligro-de-la-unesco-foto

Anuncios

Un comentario sobre “El Patrimonio Arqueológico Iraquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s