Roma y la Guerra en el Mar.

Imagen de portada: Sarcófago de Copenaghen. Fuente: equilibriarte.net.

La armada romana nunca tuvo un gran peso dentro del ejército, si lo comparamos con las legiones terrestres. Sin embargo, para determinados casos, como la Primera Guerra Púnica, el concurso de las fuerzas navales fue determinante para garantizar la victoria y para la creación del famoso Mare Nostrum.

Como se ha indicado, las primeras intervenciones navales romanas vinieron al comenzar las Guerras Púnicas. Roma necesitó, con extrema urgencia, un contingente importante naval para poder combatir en Sicilia; puesto que sin el dominio del mar no había posibilidades de vencer en la guerra contra Cartago. Tras doblegar a los púnicos, las escuadras romanas habían conseguido la hegemonía en el Mediterráneo occidental. El dominio completo llegaría con el sometimiento de los reinos helenísticos, logrando que todas las orillas del Mare Nostrum, fueran ahora romanas.

Habitual en aquella época, la tranquilidad duraría bien poco, pues las flotas romanas tuvieron que volver a la mar por la aparición de escuadras piratas, las cuales serían claves al mismo tiempo en las guerras civiles. El culmen naval llegaría con la batalla de Accio, poniendo fin a la República y dando comienzo al Imperio.

Resultado de imagen de mosaico en tunez con una trirreme romana
Mosaico donde se aprecia una nave. Fuente imagen: estudiogeneraldehumanidades.es

 

Durante los primeros siglos de este periodo, la ausencia de amenazas por mar, condujo a una reducción de las naves, dedicándose solamente a tareas de patrullaje. Solo en las fronteras del Imperio, se mantuvo la actividad naval de manera activa. El declive del Imperio en el s. III d.C también influyó en la armada, que se vio reducida. Este declinar iría en aumento, siendo las escuadras romanas incapaces de hacer frente a las crecientes amenazas conforme iban pasando los siglos, hasta alcanzar la caída de Roma.

Resultado de imagen de mosaico en tunez con una trirreme romana
Mosaico con un trirreme. Museo Arqueológico de Sousse, Túnez. Fuente: aprendelatinonline.blogspot.com

 

En cuanto a las tácticas utilizadas eran muchas, pudiendo emplearse el espolón como arma principal o recurrir al acercamiento de la nave enemiga para abordarla.

 

Resultado de imagen de mosaico ulises atado al barco
Mosaico donde vemos a Ulises atado al mástil de su barco, contra los cantos de las sirenas. Museo del Bardo, Túnez. Fuente: sobretunez.com

 

Los primeros combates contra los cartagineses, los romanos utilizaron la estrategia del abordaje; sabiendo que no podían superar la destreza en el mar de los púnicos, el ingenio militar se puso en marcha con un arma ingeniosa: el corvus. Se trataba de una pasarela sujeta al mástil principal de la nave y que se dejaba caer sobre el barco atacado, amarrándolo con un gancho de hierro que llevaba en su extremo. Así el combate naval se transformaba en un combate cuerpo a cuerpo, donde los romanos sí eran unos maestros.

Resultado de imagen de corvus romano
En la imagen vemos el corvus perfectamente. Fuente: historiasdelahistoria.com

 

 

Resultado de imagen de corvus romano
Así sería el corvus “en directo”. Fuente: imperioromanodexaviervalderas.blogspot.com

 

El uso del corvus quedó reducido a la Primera Guerra Púnica, siendo el arma principal de los buques romanos el espolón (rostrum). La táctica dominante consistía en embestir la nave enemiga y abrirle una vía de agua para hundirla. También resultó útil la ruptura de la línea de remos, estrategia que dejaba sin capacidad de maniobra al enemigo. Además del espolón, también se utilizaron garfios. Era un palo de grandes dimensiones con una especio de gancho en su cabeza, lo cual permitía atrapar los barcos. Agripa inventó el harpax, una viga de madera unos 2-2,5 metros de largo, protegida por placas de hierro. En uno de sus extremos tenía un garfio de hierro y en el otro unas fuertes amarras. El harpax se lanzaba hacia la cubierta del otro barco con la ayuda de una pieza de artillería grande, funcionando así como si fuera un proyectil. Cuando quedaba clavada en el otro barco, se recogía con un torno, atrayendo al otro buque.

Resultado de imagen de espolon romano en los barcos
Rostrum, espolón. Pinterest.com

Resultado de imagen de espolon romano en los barcos

Por último, añadir otro método muy usado en el mar como fue la construcción de altos castillos a popa y a proa, para crear de esta manera una plataforma de disparo desde la que poder destruir a la tripulación del barco enemigo.

 

Resultado de imagen de espolon romano en los barcos
Recreación Primera Guerra Púnica. arrecaballo.es

 

Si quieres saber más:

http://mural.uv.es/vipebos/Navegacion%20Romana.pdf

https://www.esup.edu.pe/descargas/pub_academicas/Historia%20Naval.pdf

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Roma y la Guerra en el Mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s