El papel del Estrecho de Gibraltar en el Mediterráneo desde la Prehistoria: navegación y mitología.

Resumen: El Estrecho de Gibraltar ha sido desde siempre una pieza clave para la navegación por el Mediterráneo al ser punto de confluencia de este mar y el océano Atlántico. Desde antiguo fue considerado como el lugar donde acababa el mundo, sin embargo, fue surcado por numerosos pueblos de tradición navegante como los fenicios, pero retrocediendo hasta nuestros ancestros más lejanos, podemos verlo como una ruta de navegación desde África para llegar a Iberia.

Palabras clave: Estrecho de Gibraltar, Navegantes, Prehistoria, Columnas de Hércules, Mitología.

La navegación antigua es un tema que siempre ha despertado interés entre los investigadores, pero también entre el público en general. A través del cine hemos podido visualizar grandes batallas épicas de épocas remotas que tenían el mar como protagonista. Pero la estrecha relación mar-barcos-navegantes es una realidad que no se acota a una sola época sino a una sucesión cronológica en el tiempo alcanzando el mundo actual.

No es casualidad que cuando hablamos de la historia de la navegación antigua, tengamos como referente inmediato a fenicios, griegos, cartagineses y romanos,  pueblos que fueron excelentes navegantes (sobre todo los tres primeros). Y en todo este contexto tenemos unas aguas por las que navegaron buscando nuevas tierras, relaciones comerciales y, sobre todo, ganas de expandirse: el mar Mediterráneo.

Resultado de imagen de estrecho de gibraltar la nasa
Vista aérea del Estrecho. Fuente imagen: eluniversohoy.net

Estas aguas lindan por el sur con el continente africano, por el norte lo hace con el europeo y en el este, bañan la costa de la península de Anatolia y la costa Sirio-palestina, además, abre un paso marítimo al mar Negro por los estrechos de los Dardanelos y del Bósforo. En su parte occidental, el Mediterráneo se abre al océano Atlántico por el estrecho de Gibraltar, lo que hace que se trate de un mar casi cerrado, con una superficie de unos 2,51 kilómetros cuadrados de mar abierto. En definitiva, tenemos unas aguas que han sido el núcleo principal de las actividades de unos pueblos que fueron creciendo y dominando el mar con gran pericia. Y en íntima relación con el Mediterráneo, tenemos el objeto de nuestra comunicación, esto es, el estrecho de Gibraltar. Allá donde terminaba el mundo, allá donde no había nada excepto un gran y oscuro abismo, un estrecho creado según la leyenda más conocida, por Hércules, separando así dos continentes…tan cerca y tan lejos. Pero empecemos por el principio más antiguo, por la Prehistoria. Hace aproximadamente 1,8 M.a nuestros ancestros africanos deciden abandonar sus hábitats progresivamente, se argumentan varios motivos que no son objeto de este trabajo y por tanto, sólo citaré: cambios climáticos que afectaron a su entorno, una posible presión demográfica y unos cambios culturales. La cuestión fue que estos homininos emprendieron un largo viaje partiendo desde el sur de África hasta parajes totalmente desconocidos. En el debate paleoantropológico  sobre la salida de Homo fuera del continente africano, la opinión dominante por buena parte de la comunidad científica ha sido que estos homininos realizaron su dispersión siguiendo un paso por Oriente Próximo, conocido como Corredor Levantino o Corredor de Levante; esta ruta es una vía terrestre que no implica pasos de mar, aunque sí de ríos con un caudal importante[1] y también pasos de montaña de difícil acceso como son por ejemplo los Montes Tauro, Antitauros, Cárpatos…

Resultado de imagen de los carpatos
Los Cárpatos nevados, simulando la época glacial. Fuente imagen: larumania.es

 

Pero existió otra vía, el estrecho de Gibraltar. Negada durante varios años, denostada y desechada, actualmente el pensamiento radical ha dejado paso, a ver desde otro punto de vista esta posibilidad. Los yacimientos con sus industrias, fauna y restos humanos[1] que tenemos en yacimientos del sur de la Península Ibérica como los de la cuenca de Guadix-Baza, nos hablan claramente de unos navegantes, los primeros, que cruzaron los siete kilómetros de hace un millón de años para alcanzar el sur de la Península Ibérica. Una pregunta importante es ¿Qué tipo de embarcaciones pudieron utilizar para este viaje?  En la imagen ilustramos las posibles construcciones que pudieron realizar, personalmente me inclino por las figuras a y b como más probables para estas épocas tan tempranas ya que sólo implicarían una construcción básica juntando troncos amarrados con algún tipo de cordaje en el caso de la figura a y algo más elaborada la figura b, pudiendo usar como vela piel de animal previamente raspada. Es evidente que con esta última embarcación además de ser más resistente y cómoda, podría albergar a un número más elevado de personas, mientras que la primera figura se limitaría a uno o dos individuos como máximo, estando sentados y no de pie como ilustra la imagen, ya que estaríamos hablando de aguas abiertas con corrientes.

ff
Posibles embarcaciones según Howitt-Marshall y Runnels, 2016.

 

La siguiente pregunta sería ¿Tenía Homo erectus la suficiente capacidad como para construir algún tipo de embarcación? El acto instintivo de agarrarse a algún objeto flotante al caer al agua o por una inundación, pudo conducir al aprendizaje de la natación; de esta manera la necesidad de flotar y atravesar las aguas dio lugar a una de las primeras aplicaciones de la inteligencia. Con el descubrimiento de la flotabilidad, el hombre inició la observación de los objetos que tenían esta propiedad de manera destacada, como los troncos.  Por tanto la idea de navegar pudo surgir, con toda probabilidad, de la observación de los troncos flotantes de grandes dimensiones que las corrientes de agua arrastraban con frecuencia. Si los homininos veían estos troncos o incluso haces de tallos juntos, flotando y “navegando” por las aguas, pudieron tener la capacidad de pensamiento para imitarlos y construir un tipo de embarcación.  Mucho se ha dicho sobre la incapacidad de nuestro aventurero para fabricar una balsa en el contexto de la capacidad cognitiva de estos homininos para el Pleistoceno inferior; sin embargo no debemos olvidar que erectus es un hominino muy inteligente, domina el fuego, de hecho fue el primero en hacerlo, es capaz de construir estructuras de hábitats y posee los elementos necesarios para realizar dichas construcciones, esto es, las industrias son más elaboradas, con filos cortantes, no son tan toscas como las primeras del Modo 1, con ellas se puede cortar y raspar, se puede trabajar la madera y las fibras vegetales para el cordaje. Es decir, Homo tiene la suficiente capacidad como para manejar estos elementos, entonces ¿por qué no usarlos para atravesar el mar y llegar hasta la tierra que tienen enfrente?

aa
Estrecho de Gibraltar desde el lado español.

 

 

bb
Recreación de Homo erectus. Fuente: humanorigins.si.edu

 

Ciertamente, las evidencias nos llevan a pensar que hace aproximadamente un millón de años, hombres y mujeres por motivos que se desconocen surcaron las aguas para llegar hasta otra tierra. Por desgracia, no han llegado hasta nosotros restos de estas embarcaciones al ser de materia orgánica, aunque sí las hay para épocas más avanzadas como el Mesolítico[1]. Y en este mismo contexto mediterráneo, es importante destacar otro viaje antiguo hasta Creta, donde se hallaron herramientas con una cronología de unos 700.000 años. La isla de Creta nunca estuvo unida a tierra, por tanto, los artesanos de esta industria llegaron a la isla navegando. Así pues con esto vemos que humanos europeos anteriores a Homo sapiens habían realizado travesías naúticas de muchos kilómetros, conformando con ello una navegación primigenia.

11
Grupo de investigación que construye embarcaciones con utensilios primitivos. Fuente: thefirstmarinersexpeditions.com

 

Dejando atrás la Prehistoria y como comentábamos al inicio, el estrecho de Gibraltar fue temido y respetado por los antiguos. Según las fuentes fueron los fenicios quienes descubrieron el estrecho de Gibraltar[1] sobre el siglo XII a.C, ese lugar siniestro denominado por ellos como Puertas de El-Cronos. Sin embargo será más conocido por el nombre de su gran dios, Melkart, quien cuenta la leyenda que por medio de un oráculo revelaría a los fenicios el lugar exacto donde ubicar dichas Puertas. Estas puertas evolucionarán a Columnas, las Columnas de Melkart. La mitología fenicia nos relata que fue Melkart quien separó dos montañas unidas, creando de esta manera el estrecho de Gibraltar.

untitled

Los griegos y después los romanos, adoptaron esta historia atribuyéndola a Herakles y más tarde a Hércules[1]. Lo cierto es que la primera vez que se atribuyen estas columnas al Herakles griego fue en Píndaro[2], de igual modo Hesíodo en su Teogonía ya las menciona con dicho nombre. Lo mismo ocurre con Eurípides[3] en su obra Hipólito para quien el mundo conocido se hallaba entre el Ponto y los confines del Atlas, por el estrecho de Gibraltar. La visión de más allá del estrecho será para los griegos como una especie de tierra donde habitan seres extraños.

En cuanto a los romanos, no destacaron especialmente por sus pericias en el mar, de hecho, primeramente no disponían de armada marina hasta que las Guerras Púnicas contra los cartagineses les obligaron a cambiar esta situación. Con la expansión total de Roma, se convirtió en dueña de todo el Mediterráneo atravesando también las Columnas de Hércules[1] en varias ocasiones. El estrecho se convertirá en paso continúo hacia tierras africanas, hecho destacable sobre todo a partir de la creación de la provincia romana  Mauritania Tingitana.

Conclusión.

A lo largo de este trabajo se ha podido ver el papel que ejerció el estrecho de Gibraltar desde la Prehistoria y hasta época romana, haciendo un breve repaso por falta de espacio; es evidente que lo ideal hubiera sido haberse extendido deteniéndose en cada época, aunque queremos destacar que la idea principal de este trabajo es concienciar que el estrecho de Gibraltar en épocas prehistóricas no tuvo por qué funcionar como una barrera sino como una vía, un puente entre sociedades de ambas orillas[1] para iniciar nuevos poblamientos, intercambio de ideas, relaciones y/o comercio. Es por ello que apostamos por el primer navegante surcando estas aguas en una pequeña balsa hace alrededor de un millón de años, buscando un lugar nuevo donde poder habitar. La navegación por el estrecho en el Pleistoceno inferior pudo ser un hecho ya que coincidió con una época glaciar que creó enormes casquetes polares de hielo lo que tuvo como consecuencia directa que los niveles de los mares y océanos descendieran considerablemente hasta unos 130 metros; este hecho produjo la aparición de pequeños islotes en el estrecho facilitando así el tránsito de estos pequeños grupos humanos a bordo de balsas, además de reducirse la distancia entre ambas orillas. También se ha abordado la mitología que rodea al “nacimiento” del estrecho y a su condición de “fin del mundo”. En realidad, acometer la empresa de intentar traspasar las míticas Columnas de Hércules suponía además de una gran hazaña, una misión muy arriesgada y peligrosa, apta solo para unos pocos valientes.

Bibliografía.

Bravo Jiménez, S. 2003: El Estrecho de Gibraltar en la Antigüedad Clásica: una visión desde las fuentes escritas. Eúphoros, 6, 2003, pp. 141-164.

Gibert, J., Gibert, L., Iglesias, A. 2003: The Gibraltar Strait: A Pleistocene door of the Europe?Human Evolution, 18, 3-4, pp. 147-160.

González Marrero, J.A., Medina Hernández, S. 2012: Estrategias para navegar: de Plinio a Isidoro de Sevilla. Lingüística y Literatura, 62, pp. 255-271.

Howitt-Marshall, D., Runnels, C. 2016: Middle Pleistocene sea-crossings in the eastern Mediterranean? Journal of Anthropological Archaeology, 42, pp. 140-153.

Lomas Salminte, F.J. 2005: Historia de Cádiz. Sílex. Madrid.

Mangas J., Plácido, D., Gangutia Elícegui, E., Rodríguez Somolinos, H. 1998: La Península Ibérica en los autores griegos: de Homero a Platón. Editorial Complutense, Madrid.

Medina Hernández, S. 2011: Evropam Libyamqve rapax vbi dividit vnda: una aproximación a la navegación mediterránea de época romana. AnMal Electrónica 3.

Ramos Muñoz, J. 2012: El Estrecho de Gibraltar como puente para las sociedades prehistóricas. Editorial La Serranía. Ronda.

Ribot, F., Gibert, L., Ferràndez-Cañadell, C., García Olivares, E., Sánchez, F., Lería, M. 2015: Two Deciduous Human Molars from the Early Pleistocene Deposits of Barranco León (Orce, Spain). Current Anthropology, 56,1. pp. 134-142.

Toro-Moyano, I., Martínez-Navarro, B., Agustí, J., Souday, C., Bermúdez de Castro, J.M., Martinón-Torres, M., Fajardo, B., Duval, M., Falguères, C., Oms, O., Parés, J.M., Anadón, P., Julià, R., García-Aguilar, J.M., Moigne, A.M., Patrocinio Espigares, M., Ros-Montoya, S., Palmqvist, P. 2013: The oldest human fossil in Europe, from Orce (Spain). Journal of Human Evolution, 65, 1, pp. 1-9.

[1] Ramos Muñoz, 2012.

[1] Medina-Hernández, 2011.

[1] Según la mitología de los Doce Trabajos de Hércules, el décimo trabajo consistió en robar el ganado del gigante Gerión, ubicado en la Península Ibérica, Hércules luchó contra él y le dio muerte. Con un golpe separó una montaña y así los dos continentes quedaron separados creando el estrecho de Gibraltar.

[2] Véase “La Península Ibérica en los autores griegos: de Homero a Platón”, 1998.

[3] Lomas Salmonte, 2005.

[1] Bravo Jimenéz, 2003.

[1] En las excavaciones de la ciudad de Husum, en el Mar del Norte, se encontraron los restos de una cuaderna, era una canoa forrada de piel y pertenece al noveno milenio a.C., en pleno mesolítico.

 

 

 

[1] Ribot et al., 2015 y Toro et al., 2013.

[1] Como el Danubio.

Imagen de portada: http://www.estrechoverde.wordpress.com

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “El papel del Estrecho de Gibraltar en el Mediterráneo desde la Prehistoria: navegación y mitología.

    1. Buenas tardes Don Vito, muchas gracias por tu comentario, la verdad que me costó bastante hilar este trabajo y es un placer cuando ves que ha merecido la pena el esfuerzo. ¡Un cordial saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s